01 de noviembre de 2017.

El encargo consistía en un techo, una cocina, un baño y una habitación. Lo necesario para iniciar al alba la ruta trazada el día anterior.

La propuesta consiste en construir a través de planos y ángulos una cubierta que en sus pliegues permita el ingreso y en sus cortes, las vistas al exterior. Compuesto por un núcleo central de servicios, se establece la forma a partir de pliegues que determinan correlativamente su interior y exterior.

En un extremo la habitación principal y una secundaria para los implementos de montaña. En el otro extremo, un recinto común donde la montaña protagoniza la vista hacia el exterior.

Los revestimientos que conforman el volumen compuestos por madera de pino, elementos metálicos y cristales se transforman para cumplir dos funciones, estructurales y volumétricas.

Utilizando una fachada ventilada en todas sus caras y un sistema de pilotes, el refugio funciona como un elemento hermético suspendido sobre el terreno que a partir de aperturas especificas utiliza la corriente ascendente de la montaña para ventilar su interior.

Es el punto de llegada y partida a cada recorrido definido por el montañista, un puesto de vigilancia y de descanso que otorga en un lugar privilegiado la oportunidad de contemplar y visitar. He aquí el refugio.

Ficha técnica:

Nombre del proyecto: Refugio para un montañista (RF.C9).
Arquitecto: Gonzalo Iturriaga Atala – www.gonzaloiturriaga.cl
Superficie: 60 m2.
Ubicación: Comuna de San esteban, V región, Chile.
Año: 2016.

Fuente: Gonzalo Iturriaga Atala – www.gonzaloiturriaga.cl
Imágenes cortesía de: Federico Cairoli.
Otras Notas

Mirá la revista