Viernes 18 de mayo de 2018.

Kimmel Eshkolot Architect, en colaboración con Kalush Chechick Architects, completó un monumento conmemorativo en Israel. El mismo conmemora a los soldados caídos en el país asiático. Herzl Memorial Hall es el título de tamaña obra.

El Herzl Memorial Hall fue excavado en la montaña de Jerusalén para formar un espacio íntimo para una experiencia personal y colectiva de conmemoración. Sobre el pasillo, la montaña fue reconstruida con una formación de ladrillos en forma de embudo ondulante que abre el pasillo hacia el cielo, inundando el vacío con luz natural.

Un segundo elemento clave en el diseño de Kimmel Eshkolot Architect es un “Muro de nombres” continuo de 250 metros que rodea el estructura central de ladrillo escultural. Siguiendo una espiral ascendente en el monumento, la pared está construida con 23,000 ladrillos, cada uno grabado individualmente con el nombre de un soldado caído, la fecha en que el soldado fue asesinado y una vela que se encenderá en el aniversario de la muerte del soldado.

Dentro de la montaña, el embudo central de luz conecta la sala conmemorativa excavada con el cielo. Este embudo está construido con 8,000 ladrillos que se cortaron a partir de un perfil de aluminio extruido con medida de 40×10 cm. Cada ladrillo fue torneado y marcado, para permitir el montaje en el sitio de la estructura irregular.

Luego de varias pruebas, Kimmel Eshkolot Architect desarrolló junto con Ackerstein Industries y Merkava ladrillos de concreto únicos con núcleos de acero, que se atornillaron en las juntas precortadas. Cálculos adicionales de las cargas vivas y las cargas muertas llevaron a hacer los ladrillos de aluminio para reducir el peso.

La intención era crear un espacio sereno para la sala, entonces, excavar la montaña para permitir la abundancia de luz del día en la sala fue el enfoque principal, con la reconstrucción del terreno siendo secundaria. El proyecto está destinado a ser impensado desde el exterior, y a hacerse eco de la textura del cementerio adyacente. En el interior, la luz que entra por el oculus se filtra sutilmente a través del embudo. A través de este “encaje de piedra”, la luz parpadea en el parámetro de la sala, en el Muro de los Nombres.

Fuente: Kimmel Eshkolot Architect www.kimmel.co.il
Imágenes cortesía de: Amit Geron www.amitgeron.com
Otras Notas

Mirá la revista