14 de julio de 2018

 

El túnel Kiyotsu Gorge fue restaurado por MAD Architects, un proyecto dirigido por Ma Yansong que prevé la instalación de varios espacios artísticos permanentes a lo largo del histórico mirador, con la intención de recuperar la energía cultural que una vez dio poder a la región. El “Túnel de Luz” se inauguró con motivo de la Trienal Echigo-Tsumari 2018.  Los diseños replantean la relación entre los humanos y la naturaleza, y buscan volver a conectar a los lugareños y visitantes por igual con la belleza majestuosa de la tierra.

Echigo – Tsumari es hogar de un terreno montañoso y un satoyama, una zona agrícola donde se practican formas tradicionales de cultivo. Esta región a pesar de su rica naturaleza, sufrió el envejecimiento y la disminución de la población.

En 2000, Fram Kitagawa fundó la Trienal Echigo-Tsumari como un medio para restaurar la energía cultural y conectar a las personas con el lugar. Con más de 760 kilómetros cuadrados, el Echigo-Tsumari Art Field alberga aproximadamente 160 obras de arte en 200 pueblos. Las instalaciones artísticas se realizan en colaboración entre artistas y lugareños de renombre internacional, y están dispersas por los campos, bosques, casas vacías, escuelas y otros espacios abandonados de la zona. Las obras anteriores se mantuvieron intactas, formando una parte integral del entorno local, incluso después de que la trienal haya concluido, como un medio de enriquecimiento cultural de la zona. Al ver obras de arte, los visitantes deben atravesar  los campos de arroz en terrazas o caminar a través del bosque. Por lo tanto, presenta un nuevo modelo de cómo los humanos pueden relacionarse con la naturaleza, cultivando la tierra con obras de arte como un proceso continuo de reactivación urbana. A su vez, también fomenta la cooperación entre diferentes generaciones y regiones vecinas.

Como parte del programa 2018, MAD Architects fue invitado a revitalizar el túnel Kiyotsu Gorge, un pasaje histórico de 750 metros que atraviesa formaciones rocosas distintivas y ofrece vistas panorámicas de uno de los tres grandes abismos de Japón. Basándose en los “cinco elementos” de la naturaleza (madera, tierra, metal, fuego, agua), el esquema de MAD transforma puntos a lo largo del túnel histórico a través de la realización de varios espacios arquitectónicos y atmósferas artísticas.

“Periscopio” (madera)

Al acercarse al túnel, hay una pequeña “choza” de madera que sirve como cafetería, tienda de souvenirs (con artesanías locales) en la planta baja. Dentro del techo inclinado de cedro en el nivel superior, es un balneario de pies de aguas termales. Una abertura circular, como un “Periscopio” se abre hacia el techo. Los visitantes pueden disfrutar del paisaje natural al aire libre, mientras se relajan y toman un baño de pies.

“Expresión de color” (tierra)

La entrada al túnel ha sido restaurada a su antiguo esplendor: fue equipado con una serie de luces de diferentes colores que definen cada punto de observación a lo largo del túnel. Capturado como “La expresión” del espacio, su vitalidad, en combinación con la música misteriosa, establece un ambiente sutil pero dinámico que despierta una curiosidad de lo desconocido.

“Burbuja invisible” (metal)

La primera de las renovaciones del punto de observación es la “burbuja invisible”. La estructura en forma de cápsula refleja suavemente la silueta del túnel, mientras refleja su entorno. Funcionando como un inodoro, la pared que mira hacia la garganta es transparente. Esta ventana exterior está cubierta por una película metálica que solo permite vistas de un solo sentido desde adentro hacia afuera, jugando con la noción de público y privado: es un espacio íntimo en un entorno público abierto. Pone en duda cómo reaccionan las personas cuando piensan que nadie está mirando: un rincón ideal de contemplación.

“La gota” (fuego)

Las ‘gotas de rocío’ están dispersas a lo largo de la curvatura del segundo punto de observación. “The Drop” es una serie de aperturas reflexivas que son como ventanas de incertidumbre. Mientras proyectan una realidad reflejando el entorno natural, también parecen surrealistas, como moléculas de agua, están suspendidas del techo y las paredes, congeladas en el tiempo.

“Cueva de luz” (agua)

La culminación de la restauración se expresa en la “Cueva de luz”. El túnel de acero inoxidable semipulido rodea el túnel, atrayendo las distintas formaciones rocosas, la exuberante vegetación y el agua color turquesa del terreno, hacia el espacio cerrado. Un charco de agua poco profundo se ondula suavemente con la brisa del viento. A su vez, las imágenes de la garganta reflejada desde la cueva se arrojan al agua, una ilusión infinita de la naturaleza.

El “túnel de luz” de MAD es una transformación artística que demuestra cómo el arte y la naturaleza se pueden unir para revitalizar una comunidad. Cada una de las instalaciones forma un espacio poético donde los visitantes pueden trascender el papel de observadores y convertirse en participantes activos, lo que les permite a los individuos ubicarse en la naturaleza de maneras inesperadas.

Ficha técnica:

Obra: Túnel de Luz
Estudio de arquitectura: MAD Architects – www.i-mad.com
Equipo de diseño: Ma Yansong, Yosuke Hayano, Dang Qun, Hiroki Fujino, Kazushi Miyamoto, Yuki Ishigami
Arquitecto ejecutivo: Green sigma Co., Ltd.

Descripción enviada por el estudio de arquitectura, sujeta a posibles modificaciones.
Fuente: MAD Architects – www.i-mad.com
Imágenes cortesía de: MAD Architects – www.i-mad.com / Nacasa & Partners Inc.

 

Otras Notas

Mirá la revista