14 de Febrero de 2018.

Si miramos las estructuras vasculares de las hojas no son exactamente simétricas. Muchas veces, empiezan alineadas al largo segmento principal, se desalinan y luego vuelven a alinearse. Además, la secuencia y el tamaño de los segmentos entre las ramificaciones tampoco es igual.

Al analizar una hoja de Embaúba, a la arquitecta Andrea Macruz del estudio brasileño Nolii, le surgió la siguiente pregunta: ¿cómo sería transformar este patrón de ramificación en un origami, que generalmente es bien simétrico? ¿Cómo sería hacer un plegamiento más parecido a algunos elementos de la Naturaleza? Como una hoja que con el tiempo marchita, arruga y ocupa menos espacio.

Así surgieron estas piezas, que vienen planas y se abren cuando se utilizan facilitando el transporte y el almacenamiento. Son piezas hechas con un papel especial, que tiene el Ph neutro y no ácido y eso hace que sea más durable y no amarille tanto como un papel de arroz. La pintura se hace con pigmentos vegetales como el urucum, azafrán, índigo, etc.

Las luminarias F.LY recibieron una Mención de Honor en el Prêmio Salão Design 2018. El veredicto del jurado fue: “belleza poética que trata a la luz como objeto escultórico. La pieza se destacó por utilizar dobladuras de papel con extrema elegancia, belleza y suavidad.” 

Fuente: Andrea Macruz www.nolii.com.
Imágenes cortesía de: Flavio Sampaio y Henrique Uhlmann www.galerianicoli.com.br.
Otras Notas

Mirá la revista