21 de junio de 2019

 

Como parte de la renovación más grande de su historia, el Deutsches Museum en Munich demostrará una innovación arquitectónica gracias a los planes para cubrir la entrada principal temporal en la orilla del río Isar con una fachada translúcida impreso en 3D. Esta aplicación pionera ha sido desarrollada por 3F Studio, una empresa con sede en Munich.

El sobre diseñado por 3F Studio para la entrada principal temporal del Deutsches Museum es la primera fachada impresa en 3D del mundo hecha completamente de plástico reciclable (PETg). Los fundadores de 3F Studio, Moritz Mungenast, Oliver Tessin y Luc Morroni, ya han trabajado juntos en otros proyectos de investigación donde realizaron una sobre sistemas de fachadas, atrayendo la atención del Deutsches Museum.

El siguiente paso lógico fue que el equipo estableciera una empresa y desarrollara el sistema en una aplicación de fachada multifuncional, que tiene numerosas propiedades beneficiosas debido al uso de tecnología de producción innovadora. “La impresión 3D nos permite integrar una gran cantidad de características directamente en los paneles de la fachada. También nos permite minimizar los errores de planificación, producción y establecer un ciclo de material cerrado”, dice Moritz Mungenast.

Este proyecto emblemático en el Deutsches Museum, el museo de ciencia y tecnología más grande del mundo, es la base ideal para demostrar los puntos fuertes de la innovadora aplicación de fachada a una amplia audiencia. Lejos de ser simplemente una característica de diseño, la superficie ondulada de la fachada es altamente funcional. “Los arquitectos siempre han utilizado la última tecnología y han adaptado los procesos de búsqueda de formas de la naturaleza. Para estos nuevos paneles de fachada translúcidos, la fabricación aditiva y el diseño computacional se utilizan para generar ondulaciones suaves y onduladas, lo que crea una geometría a medida para el sombreado adaptativo y la acústica para los visitantes del museo”, explica Oliver Tessin.

En verano, la fachada proporciona protección contra el calor, mientras que en invierno deja entrar tanta luz natural como sea posible al edificio. Otras funciones esenciales, como el aislamiento térmico y la ventilación natural, pueden integrarse sin la necesidad de tecnología de sistemas costosos gracias a los conductos de aire verticales cerrados que prestan estabilidad a la fachada y aíslan el edificio. Un solo panel de fachada mide alrededor de 1 x 1 metro y la apariencia única de su material translúcido y reflectante hará que el edificio del museo sea realmente llamativo. La macroestructura de las ondas tiene otros micro-pliegues en su superficie, lo que mejora las propiedades acústicas de la envolvente al dispersar difusamente las reflexiones de sonido. Todo esto es proporcionado por un solo componente de construcción que se fabrica como una sola pieza y puede adaptarse completamente a los requisitos individuales.

Con 750 m², la superficie de la fachada plantea un desafío particular y solo se puede superar con herramientas digitales especialmente desarrolladas. El proyecto marca la primera vez que la tecnología de impresión 3D de Fused Deposition Modeling (FDM) se utiliza industrialmente en una escala tan grande como esta. “Al integrar los parámetros de producción durante el proceso de planificación, las funciones y los detalles de diseño se pueden desarrollar junto con el proceso de búsqueda de formas, reduciendo así el tiempo de producción y el consumo de materiales”, comenta Luc Morroni.

El primer prototipo de un panel de fachada de este tipo mide 280 cm x 160 cm con un grosor de 6 cm y se ha instalado en la estación solar en el techo de la Universidad Técnica de Munich (TUM) desde la primavera de 2018, donde se está probando su idoneidad utilizando Lecturas precisas del sensor. Los datos recopilados muestran que el concepto funciona y se evalúa para optimizar el sistema de fachada.

Fuente: 3F Studio – www.3fstudio.de
Imágenes cortesía de: Nuur.nu – Andreas Heddergott
Otras Notas

Mirá la revista

Notas