Para Studio Marco Vermeulen, construir con árboles es construir contra el cambio climático. Durante la Dutch Design Week 2019, a través de “Biobasecamp”, se intenta concientizar que usar la madera para la construcción puede hacer para reducir la cantidad de CO2 y nitrógeno en la atmósfera al reemplazar materiales de construcción convencionales como el concreto y acero con madera.

La cubierta del pabellón Biobasecamp está compuesta de grandes partes modulares y removibles del piso hechas de madera encolada de capas cruzadas, llamada Cross Laminated Timber (CLT) en jerga. Después, estos pueden reutilizarse como elementos de piso, por ejemplo. Al crear más valor económico para la madera, también se pueden plantar más bosques. La asignación de edificios puede de esta manera contribuir a combatir el cambio climático y la calidad del paisaje holandés y en el mundo.

Construyendo contra el cambio climático

Uno de los principales objetivos climáticos es la reducción de las emisiones de CO2. ¿Cómo se puede extraer CO2 de la atmósfera? Para esto, no hay una máquina tan barata y eficiente como el árbol. En la escuela aprendemos que los árboles convierten el CO2, bajo la influencia de la luz solar, en glucosa para crecer. Cuando los árboles mueren y se descomponen, también se libera CO2. Cuando quemamos madera y la usamos para generar electricidad y calentar nuestros hogares, nuevamente se libera el CO2. Sin embargo, si se fabrica materiales de construcción con él, podemos capturar y almacenar CO2 durante muchos años. En otras palabras: al construir con madera, el CO2 se extrae de la atmósfera. El sector de la construcción puede desempeñar un papel activo en la lucha contra el cambio climático.

La emisión de nitrógeno en toda la cadena de construcción también es muchas veces menor en los edificios de base biológica que en el proceso de construcción tradicional. El sector de la construcción es responsable de una gran parte de las emisiones globales de CO2. La presión global sobre los recursos naturales también es alta: el 40% se utiliza en la construcción. Además, el sector de la construcción está sobrecalentado y el personal calificado es escaso, lo que hace que los precios suban. Construir con madera ofrece una alternativa por la cual se puede aumentar la capacidad de producción total. La prefabricación y los métodos de montaje simples también pueden aumentar la velocidad de construcción.

Construcción de madera maciza

Para casi todas las partes del edificio existen alternativas de base biológica, como lana de madera y celulosa para aislamiento, y fibra de cáñamo y lino como elementos biocompuestos. Pero especialmente el uso de madera maciza para la cubierta estructural (las paredes, los pisos y el techo) es un material muy potente. La madera de crecimiento rápido se puede aserrar y pegar en capas perpendiculares. De esta manera se crea láminas grandes con diferentes espesores, llamadas madera laminada cruzada (CLT).

Los grandes elementos estructurales pueden fabricarse industrialmente en la forma deseada y contar con huecos para ventanas y tuberías mediante fresado CNC. Estos elementos se ensamblan “en seco” en el sitio de construcción y hace posible que la velocidad de construcción aumente. Mientras que pueden disminuir los  costos de construcción y mejorar las condiciones de trabajo para los trabajadores de la construcción. Además, la construcción de madera sólida tiene una calidad táctil y promueve un clima interior agradable.

Al hacer que los elementos sólidos de madera sean modulares, también se pueden reemplazar o ajustar fácilmente, lo que aumenta la flexibilidad de uso. Los materiales pueden desmontarse fácilmente cuando sea necesario y sus elementos modulares pueden reutilizarse y reintegrarse en un nuevo edificio. Si los elementos de madera ya no se pueden volver a implementar, se pueden reciclar en productos de madera de baja calidad, como chapa, aglomerado y material de aislamiento.

La demanda de uso de materiales de base biológica en la construcción también aumentará si aumenta el precio de los materiales tradicionales, como el cemento. Y para obtener madera, se plantarían diferentes árboles. Una mayor demanda de madera no conduce a la tala, sino a más y mejores bosques. Y esto contribuirá a la reducción de CO2.

Fuente: Studio Marco Vermeulen – www.marcovermeulen.eu
Imágenes cortesía de: © Ronald Tilleman / Studio Marco Vermeulen – www.marcovermeulen.eu
Otras Notas

Mirá la revista