08 de abril de 2019

 

La Casa de la Literatura ( la Maison de la littérature) se encuentra en el histórico barrio de Old Québec, un sitio que forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En este entorno urbano particularmente denso, Chevalier Morales diseñó un anexo contemporáneo, un volumen simple y refinado, al Templo de Wesley, una iglesia de herencia neogótica. Desde su apertura, la Maison de la littérature se convirtió rápidamente en un hogar vibrante para la literatura quebequense y en un destino turístico popular.

Derivado de un concurso de arquitectura, el proyecto ganador de Chevalier Morales propuso una solución imprevista. Los arquitectos eligieron trasladar parte del programa a un nuevo anexo fuera del espacio de la iglesia para proporcionar una entrada más transparente y universal. Esta estrategia también ayudó a despejar el templo de Wesley, permitiendo a los arquitectos preservar y restaurar la espacialidad original de la estructura general. El programa único e innovador de la Maison de la littérature también incluye una sala de conciertos / conferencias, una cafetería, un espacio de exposición temporal, una exposición permanente, el apartamento de un escritor residente, estudios de creación, una sala de proyección, un aula como así como un estudio multimedia.

El Templo de Wesley, construido en 1848, se cerró en 1931 y en 1944 se transformó en una biblioteca pública y una sala de conciertos y conferencias para el Institut Canadien. Esta última fue cerrada al público en 1999. La nueva Maison de la littérature ofreció al Institut la oportunidad de continuar su misión, mientras que sigue siendo una de las bibliotecas públicas más antiguas de la provincia de Quebec.

La forma en parte transparente y extrañamente familiar de este nuevo anexo le da una sensación abierta y contemporánea al Institut Canadien de Québec. La cubierta exterior de la fachada está hecha de paneles de vidrio con una capa inferior de láminas de latón perforadas, que forman un intrigante bajorrelieve. Además, el anexo de vidrio refleja su entorno, integrándose cuidadosamente, sin mímica, en el contexto urbano histórico de la vieja Quebec.

Esta extensión, alberga los principales espacios creativos en los niveles superiores. El diseño interior de la institución proporciona un mayor acceso a través de la puerta principal del templo, así como el estacionamiento que también conduce al anexo. Estas diversas opciones de acceso convergen en la gran abertura circular en el piso de la biblioteca y en el artefacto de iluminación contemporáneo colgado en el corazón del edificio, que conecta verticalmente la cafetería, dos áreas de exhibición y las colecciones de la biblioteca.

A través de la solución original del anexo, fue posible restaurar la Salle de l’Institut, un punto de acceso cultural e intelectual en la ciudad de Quebec para la segunda mitad del siglo XX. Con su forma circular y múltiples niveles, la nueva sala de conferencias y conciertos se puede aislar mediante paneles acústicos concéntricos y deslizantes integrados en el techo. El espacio está equipado técnicamente para albergar conferencias, obras de teatro, conciertos íntimos y presentaciones públicas.

Arriba, la biblioteca casi completamente blanca está llena de luz. Accesible a través de una escalera de caracol blanca y escultural, abarca la generosa espacialidad de la iglesia original, incluidos elementos cuidadosamente restaurados de transformaciones anteriores que resaltan la rica historia social y espacial del lugar. Las características originales preservadas, como las ventanas ojivas y las molduras del techo se combinan armoniosamente con los muebles contemporáneos.

El enfoque de inserción utilizado para el nuevo anexo está destinado principalmente a mostrar, complementar y preservar el valor patrimonial del edificio existente. La extensión emerge como un fuerte símbolo del espacio del patrimonio remodelado y evita alterar la composición arquitectónica de la estructura existente. El proyecto también incluyó un importante componente de restauración para la mampostería del edificio y las ventanas de la iglesia gótica inglesa.

El anexo de vidrio, con sus materiales de alta calidad, su transparencia y su simplicidad de detalle, establece un diálogo material y formal con el edificio de piedra existente. La piel simple y controlada de la extensión no compite con la riqueza y la calidad de los detalles históricos adyacentes y el montaje de mampostería. La Maison de la littérature crea un diálogo entre el pasado y el presente del barrio histórico de la antigua ciudad de Quebec.

Ficha técnica:

Obra: La Casa de la Literatura
Arquitectura: Chevalier Morales Architectes – www.chevaliermorales.com
Cliente: Ciudad de Quebec
Capacidad: 235 asientos
Área: 1920 m2
Colaboradores / Ingeniería: EMS, Stantec (Dessau), Boudreau Fortier Huot
Obra de Arte Público / Efímera Sostenible:  Mathieu Valade
Año: 2017

Fuente: Chevalier Morales – www.chevaliermorales.com – V2com
Imágenes cortesía de: Chevalier Morales Architectes – www.chevaliermorales.com – V2com
Otras Notas

Mirá la revista

Notas