08 de marzo de 2019

 

El diseño de “El Equipo Creativo” para el Hotel Axel en la calle Atocha de Madrid superpone una serie de referencias históricas formando un tándem complejo y explosivo. El objetivo principal era crear un hotel donde se respirara una atmósfera de libertad y diversión con un punto “disruptor” y que invitara a todo tipo de público entrar en las zonas comunes del hotel para disfrutar de su oferta gastronómica.

Uno de los puntos de partida del diseño es la situación privilegiada del Hotel Axel en pleno Barrio de las Letras madrileño, hoy epicentro del ambiente más cosmopolita de la ciudad. Este barrio fue también un importante centro cultural durante el Siglo De Oro español, periodo de gran florecimiento del arte y la literatura, al cual el barrio le debe su nombre, y donde vivieron y escribieron sus literatos más ilustres como Cervantes.

Otro punto de partida es el palacete del siglo XIX en el que se sitúa el Hotel, donde sus salas nobles aún conservan elementos de gran interés patrimonial, techos extensamente decorados, intensos colores en paredes y barrocos detalles. Siguiendo con las referencias al lugar, también juega un papel importante el Madrid más tradicional y popular y algunos de sus elementos visuales más reconocibles como la estética del toreo y la mantilla o la estética cañí en general.

Y por último, y para cerrar este extraño tándem, la explosiva filosofía detrás de la cadena de hoteles Axel, unos hoteles dirigidos al público LGBTQ, un espacio libre donde la diversidad sexual es bienvenida y promovida, y donde la diversión es una prioridad. Una filosofía que irremediablemente nos hizo pensar en otra de las grandes revoluciones culturales de la ciudad: la Movida Madrileña de los años 80. Esta colorida revolución contracultural trajo una nueva identidad modernizadora y liberadora a la ciudad, con Almodóvar y otros muchos personajes de la escena musical y artística como protagonistas.

CONCEPTO

Desde el principio tuvimos interés en crear un diálogo divertido entre todos estos puntos de partida y periodos históricos tan importantes y antagónicos en la historia de la ciudad, de los que la calle Atocha había sido testigo.

El objetivo principal era crear un hotel donde se respirara una atmósfera de libertad y diversión con un punto “disruptor” y que invitara a todo tipo de público entrar en las zonas comunes del hotel para disfrutar de su oferta gastronómica.

Para conseguir esta atmósfera, la estrategia de diseño más importante es el uso del color, elemento que nos acompaña a través de todos los espacios del hotel, y el cual se aplica con un carácter y materialidad diferente en cada zona.

ESPACIOS COMUNES

Carteles luminosos con referencias cinematográficas y musicales a la Movida Madrileña, junto con maniquíes y otros elementos vistosos invaden el pasaje de entrada al Hotel y su recepción, recibiendo al huésped en un ambiente desenfadado y festivo. La introducción de textos, palabras y frases en forma de luminosos y neones hace referencia al pasado literario del Barrio de las Letras, pero con mensajes y guiños más populares. Es precisamente en el patio de luces del edificio donde estas “literaturas populares” toman mayor protagonismo y suben por el patio como eco de las voces teatrales de las “Corralas de comedias” del Siglo de Oro.

SALAS NOBLES

En la primera planta es donde se situaban las antiguas salas nobles del edificio, de gran valor patrimonial y con una gran variedad de acabados y colores. Existe en todas ellas un denominador común que son los detalles dorados en sus paredes, techos y artesonados.

SUITES

La propuesta actual convierte algunas de estas salas en salones públicos y otras en habitaciones suites, enfatizando en ambos casos ese denominador común, el dorado, que será el color de todas las nuevas piezas de mobiliario en estos espacios.

HABITACIONES NUEVAS

En el diseño de la habitación se vuelven a conjugar algunas de las referencias visuales ya mencionadas, pero con un nuevo objetivo: crear un espacio que invitara tanto al descanso como al juego.

En su diseño se mezclan referencias visuales a la estética del mundo del toreo y mantilla, con un punto sexy. Dos grandes cortinas como protagonistas, rosa capote la una, negro translucido con textura de mantilla la otra, rodean la cama y permiten transformar la habitación según la hora y, porque no, también el humor. Una luz de neón con mensajes directos y guiños a la cultura popular completa la escenografía juguetona.

Pero también para los que buscan descanso, la habitación permite, gracias a su elegante azul intenso y sus maderas un rincón de calma y tranquilidad en el bullicioso Barrio de las Letras.

F&B ÁREAS DEL HOTEL

El Hotel Axel y su Food & Beverage ofrecen un ambiente libre y divertido que invita al público a disfrutar del hotel y sus áreas públicas.

El restaurante Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquís, de ambiente desenfadado, marcado carácter colorista y con grandes elementos gráficos de color, con referencias a la movida madrileña es uno de los espacios F&B del Hotel Axel Madrid.

Escondido en el subterráneo del Hotel Axel, en un lugar provocativo y secreto, encontramos Bala Perdida Club, donde la mezcla de ambiente clandestino, oferta de cócteles y música, invita al público a disfrutar del espacio.

Ficha técnica:

Obra: Hotel Axel Madrid
Arquitectura / Diseño: El Equipo Creativo – www.elequipocreativo.com
Equipo: Oliver Franz Schmidt + Natali Canas del Pozo + Lucas Echeveste Lacy
Cliente: HI Partners, Hoteles Axel
Localización: Calle de Atocha, 49 – 28012, Madrid
Superfície: 3600 m²
Año: 2018

Fuente: El Equipo Creativo – www.elequipocreativo.com
Imágenes cortesía de: Adriá Goula – Paco Montanet
Otras Notas

Mirá la revista