26 de agosto de 2019

 

Las temperaturas gélidas y la naturaleza de Suecia fueron el ecosistema elegido por los arquitectos Bertil Harström y Johan Kauppi para idear Arctic Bath, un exclusivo hotel y spa inspirado en los troncos de madera flotante que se forman en los ríos de sus alrededores. Se encuentra emplazado en Harads, el municipio de Boden, a unos 60 kilómetros del Círculo Polar Ártico.

La idea de crear este espacio surgió tras la inauguración de Treehotel en 2010, uno de los hoteles más peculiares del país nórdico: en lugar de habitaciones, los huéspedes se alojan en cabañas en los árboles para vivir una experiencia en plena naturaleza, pero sin resignar lujo ni confort. Si bien el proyecto original constaba de un baño frío y sauna, luego se volvió más ambicioso: se convirtió en un hotel inspirado en el entorno del lugar, agregando una piscina de inmersión fría, un spa, un bar con restaurante y una tienda.

Flotante o sobre el hielo

Con un diseño minimalista y circular, el lugar ofrece dos alternativas de acuerdo a la época del año: en invierno, se encuentra sostenido por bloques de hielo, mientras que en verano flota sobre el río Lule. Así, ofrece un atractivo turístico para quienes lo visiten desde cualquier lugar del mundo, en cualquier momento del año, por ejemplo, con la posibilidad de apreciar las auroras boreales o un cielo colmado de estrellas.

Ubicado a tan solo una hora del aeropuerto, este paraje cuenta con un área total de 1543 metros cuadrados y dos tipos de cabañas: las terrestres y las flotantes. Estas últimas están conectadas a la orilla del río a través de una pasarela, tienen casi 24 metros cuadrados y un deck externo. Por su parte, las cabañas de tierra se encuentran elevadas sobre pilares y cuentan con 62 metros cuadrados.

Baño ártico

El espacio más atractivo del hotel es sin duda el baño circular, un espacio perfecto para tomar sol o bañarse en invierno. Para los valientes, existe la posibilidad de nadar en las aguas de 4 grados de temperatura, algo que solo puede entenderse si uno es nativo de los países nórdicos, donde se acostumbra a tomar tratamientos corporales basados en los contrastes de frío y calor.

Los bosques son en Suecia uno de los grandes orgullos nacionales y motores del desarrollo productivo del país. Así, Arctic Bath fue ideado como recordatorio de la importancia de los mismos y edificado cuidadosamente en una locación seleccionada para no alterar el entorno natural. Como experiencia única para los huéspedes, se desarrolló el concepto de bienestar en sus cuatro piedras fundamentales: nutrición apropiada, ejercicio regular, paz mental y cuidado físico. Quienes lleguen hasta este confín del mundo, volverán a su hogar con una postal diferente de las tierras vikingas.

Fuente: ArcticBath – www.arcticbath.se
Imágenes cortesía de: ArcticBath – www.arcticbath.se
Otras Notas

Mirá la revista