“Nos gusta decir que somos un estudio de diseño a secas, porque nuestro equipo está compuesto por diseñadores industriales, arquitectos y hacedores, gente de oficio. Es una definición más corta pero quizás un poco más amplia sobre nuestros campos de acción, ya que no solo diseñamos y producimos muebles, sino que también hacemos objetos de pequeña escala, y también proyectos de interiorismo”, explican desde RIES. Su punto de partida para los proyectos es la materia prima, que funciona no solo como condición de producción, sino también como laboratorio creativo para entender sus posibilidades, su flexibilidad, su estética.

El estudio y el taller conviven en el mismo espacio, lo que les permite controlar todas las etapas de la producción y trabajar bajo el signo del oficio, algo que defienden como parte de su filosofía. “Tenemos el estudio y el taller en el mismo lugar, con lo cual cualquier cosa que diseñamos, rápidamente se está haciendo a 20 metros de distancia. Ese proceso ágil y de ida y vuelta hace que podamos probar, equivocarnos, volver a probar, hasta llegar al punto donde creemos que hemos encontrado lo que buscábamos como producto”.

RIES llega a un producto distinto con una fórmula propia. Si bien muchas de sus piezas evocan épocas pasadas, todas tienen una proyección sin tiempo ni fecha de vencimiento: se apropian del espacio que las aloja con sus propias reglas… sin pedir permiso, invadiendo con sutileza y elegancia el espacio que les toca.

Al “Orno”

Desde RIES desarrollaron el mobiliario para la pizzería Orno ubicada en Olivos: sillas, mesas y banquetas de guatambú. “Al encontrar un sistema constructivo que se traduce en lenguaje común para todas las piezas, la misma lógica se puede aplicar para sumar más variantes a la colección. Así nacieron el resto de las piezas que componen esta colección, que fue la primera construida enteramente en madera”.

 

Aro: la best seller

Luego de una investigación morfológica realizada en 2017, durante la cual diseñaron y construyeron diez sillas en dos días, presentaron el prototipo de Aro en la London Design Fair de ese mismo año. Trabajaron su forma y probaron distintos materiales, como aluminio para el respaldo y tapizado en el asiento. “Tardamos más de un año hasta llegar a su punto de desarrollo final, ya que el respaldo es una pieza muy complicada de realizar, pero es hoy una de nuestras piezas más vendidas y reconocidas”.

Avistaje de Moon

Esta mesa fue diseñada a pedido para un local de la marca de indumentaria CHER: “Querían una mesa que pudiese exhibir productos en diferentes alturas y que sea versátil. Encontramos un sistema que permitía que al compartir pata, las tapas adyacentes podían girar, y así formar diferentes configuraciones según el uso”. El prototipo tenía patas de hierro pintado y tapas de vidrio translúcido negro, que dejaba expuesta la estructura que une a los puntos de apoyo. Luego sumaron una versión con patas de bronce macizo y tapas de mármol.

Fuente: Ries – www.ries.com.ar
Imágenes cortesía de: Fernando Schapochnik, Mercedes Basano y Felix Niikado

Otras Notas

Mirá la revista