02 de Marzo de 2018.

La diseñadora María Elena Lord estuvo presenciando en Maison&Objet París 2018, luego de disfrutar la destacada exposición de diseño, comparte con Estilo Propio cuáles fueron las tendencias y los diseños destacados de la Feria.

Formas y materiales

Se vió una fuerte inspiración en la naturaleza, en todas sus expresiones: en el uso de materiales naturales, como ratán, caña, mimbre o madera; con formas e imitaciones de plantas y animales para lo que es lámparas y objetos hechos en diferentes metales, como el latón y hierro.

Muebles de líneas simples, levemente curvadas. Formas suaves y redondeadas, todo con impronta muy artesanal y siguiendo la línea de lo orgánico.

Los materiales metálicos siguen siendo tendencia. Combinando fríos y calidos, como platil y bronce en un mismo espacio. Las superficies y materiales con mucha textura que aporten calidez se valorarán cada vez más.

Siguen apareciendo materiales sustentables que fomenten la importancia de un consumo consiente, que ya está muy instaurado en Europa, siendo el mercado consiente más importante del mundo, y que se está haciendo eco cada vez más en nuestro país.

Estilos

En lo que tendencia de estilos decorativos, este año desaparece la pasión por el nórdico o escandinavo  y se profundizan más los estilos vintage y el moderno de mediados del siglo XX con colores intensos, no tanto pasteles.

Espacios minimalistas con toques rústicos como maderas desgastadas, alfombras de lana, materiales reciclados, todo lo que aporte calidez.

La combinación de muebles de diferentes estilos para un mismo espacio también está muy en boga. Con la utilización de una paleta tonal de colores que proporcionen una cohesión entre estas piezas, que de otra manera pueden parecer dispares.

Colores

Fuerte presencia del azul cobalto o azul fuerte y los violetas para livings y comedores, lo que le da mucha elegancia a estos ambientes, combinados con el verde o complementados con amarillo o naranja, logrando un equilibrio.

Espacios muy neutros con acentos de color, y en este caso el amarillo es una opción ya que ilumina y da vida.

Los colores terrosos, el mostaza y los marrones cortado con un toque de algún color fuerte y vibrante.

Por otro lado, como antítesis para dormitorios el uso del rosa en todas sus tonalidades más pasteles que transmitan sensación de descanso y relax.

En lo que es paredes, los distintos empapelados con grandes pinceladas y pinturas murales toman mucho protagonismo en los diferentes espacios.

Fuente: María Elena Lord.
Imágenes cortesía de María Elena Lord.
Otras Notas

Mirá la revista