12 de Diciembre de 2017

A medida que una gran cantidad de galerías y diseñadores internacionales empacan después de otra edición de Design Miami, es hora de reflexionar sobre el programa anual de exposiciones, instalaciones, charlas y colaboraciones. La feria de este año puede definirse por tres temas: clásicos contemporáneos versus nueva tecnología, Americana y grandes ideas.

Desde intrigantes obras del siglo XX hasta muestras de avances tecnológicos vigorosos, la feria fue diversa. “Isolation Sphere” de Maurice-Claude Vidili, una solución utópica que proporciona una burbuja de calma en los tiempos modernos, llamó la atención de la multitud, al igual que “Mesa Parker“, una mesa de comedor y una silla del diseñador brasileño Sergio Rodrigues, presentada por R & Company.

A unos pocos metros, hombres jóvenes con batas de laboratorio imprimieron bolsas de goma porosas en una instalación de fabricación futurista de Patrick Parrish Gallery, el laboratorio de autoensamblaje del Instituto de Tecnología de Massachusetts MIT y Christophe Guberan.

Woody (y trendy), Americana chilled-out, se vio en toda la tienda. Desde la fascinante exhibición de muebles Shaker de John Keith Rusell hasta el stand de Converso, donde los comerciantes de muebles hicieron su debut en el Design Miami con una exposición individual de piezas de Albert Frey.

Si bien en la feria predomina el diseño físico coleccionable, el programa de charlas ha crecido, al igual que el nivel de discurso que genera. El año pasado, Design Miami se asoció con la ONU para hablar sobre desarrollo y diseño. Este año, la Escuela de Arquitectura y Diseño de USC Miami organizó una mesa redonda de tres partes titulada “Spatializing Blackness“. Otras temáticas en la agenda abordaron el arte y la defensa y el cambio climático.

Fuente: CNN www.edition.cnn.com
Imágenes cortesía de: James Harris from Miami Design www.miami2017.designmiami.com
Otras Notas

Mirá la revista