03 de diciembre de 2018

 

Fuerzas alquímicas, transformaciones efímeras, transiciones surrealistas y ruinas post-apocalípticas son solo algunos de los temas explorados en la muestra Configuracions, en Azulik Uh May de IK LAB, un nuevo espacio artístico y cultural ubicado en el centro turístico de inspiración ecológica Azulik, que se encuentra en medio de la selva maya de Tulum, México.

Con su arquitectura orgánica e imaginativa concebida por Roth (Eduardo Neira), el espacio, que captura la quintaesencia de la naturaleza abundante y el rico patrimonio espiritual de la península de Yucatán, redefine radicalmente la relación entre el arte y su entorno físico. A través de su presentación de innovadoras exposiciones de arte contemporáneo y su programa de residencia de vanguardia, IK LAB ofrece un espacio para la creación de experiencias culturales para la comunidad local de Tulum y para los visitantes internacionales, mientras explora los límites de la experiencia artística.

Comisariada por Claudia Paetzold, Configurations presenta una selección de obras de la artista franco-alemana Katinka Bock, cuya reciente presentación en Manifesta en Palermo, Sicilia, utiliza evocativamente bronces de plantas en el jardín botánico que sirven como moldes efímeros; Guillaume Leblon, artista neoyorquino, cuyo trabajo evoca una etapa imaginaria de transiciones sin fisuras de lo real a lo surrealista; y el artista con sede en Guadalajara Gabriel Rico, cuyas instalaciones se asemejan a ruinas post-apocalípticas que también generan una sensación de nuevas posibilidades.

La curadora y directora artística de IK LAB, Claudia Paetzold, señala: “Después de la primera exposición de IK LAB, Alignments, que fue una invitación a explorar las coordenadas espaciales invisibles como una puerta de entrada al reino metafísico, Configurations cambia a la aparición de creaciones terrenales, escenificando misteriosamente poesías emanaciones poéticas. desde el suelo, sutiles sistemas aéreos de equilibrio y el paso del tiempo como se refleja en las ocurrencias espaciales.”

La obra de la artista francesa Katinka Bock (Alemania, 1976) encarna un flujo constante de transformación alquímica al tiempo que transmite un sentido de un orden y equilibrio elementales inmutables, proyectando al espectador en un espacio utópico, donde los humanos abrazan la fuerza creadora de la naturaleza. En Configuraciones, la piedra, como meteórica de Lion Balance North, desciende gradualmente hacia la tierra, a medida que el agua en el recipiente de cerámica arcaica se evapora, mientras que Junimond, una escultura de cerámica formada a partir de un gesto para abrazar la luna, Farben dieses Meeres, Hut, el sombrero fosilizado y Mot (suspendu), una cerámica suspendida en forma de cono sostenida por una correa de nylon azul oscuro, transmiten una relación inefable, invitando a los espectadores a imaginar una narrativa que culmina en la presencia cuestionable de dos peces de bronce fundidos, aparentemente lavados en tierra.

Con sede en la ciudad de Nueva York, el trabajo de Guillaume Leblon (Francia, 1971) evoca una etapa imaginaria de transiciones perfectas de lo real a lo surrealista. En IK LAB, sus ventanas independientes se abren a múltiples espacios desde donde es posible contemplar la exposición, llevando al espectador a una escenografía de maravilla. Un símbolo del origen de la vida, aparentemente flotante, como en Cuatro Peces Siguiendo, o fosilizado, como en Fishes in the Vase, la presencia de peces en la obra de Leblon plantea cuestiones relacionadas con la progresión espacial de la existencia y el anclaje, mientras que Portrait comunica el Conocer la presencia de una entidad omnisciente invisible, capaz de sentir el pulso de las criaturas que habitan dentro del espacio curvo y serpenteante de la galería.

Actualmente radicado en Guadalajara, Gabriel Rico (México, 1980) introduce otro punto de vista en la narrativa de la exposición. La aguda conciencia del artista de la condición humana se refleja en obras que se asemejan a las ruinas post-apocalípticas, mientras que los rayos de luz evocadores parecen anunciar la posibilidad de una nueva trama. Su escultura mural Homme II, compuesta de piedra volcánica, madera de mezquite, pan de oro y neón, aparece como una receta alquímica para la creación de una nueva humanidad, mientras que las piezas en pie II y III de su serie, Teorema de la Incompletitud, reparar el inevitable punto de ruptura a través de un círculo de luz.

 

Fuente: IK LAB – www.iklab.art
Imágenes cortesía de: Fernando Artigas – IK LAB – www.iklab.art
Otras Notas

Mirá la revista