Ficha de Proyecto
Arq. Solana Orio - Arq. Carla Nagle Fabio NUBOSELVA 15 ha
Parque Sierra de San Javier 2016
ir a la Web del autor

Solana Orio y Carla Nagle Fabio, hoy dos jóvenes arquitectas, eligieron para su proyecto final  el desafío que implica proyectar nuevos espacios arquitectónicos partiendo de la conservación del patrimonio histórico.  Con el  imperativo de “lo tangible como estímulo de nuevas utopías”  para dar sentido a un espacio “vacío”, en este caso la construcción inconclusa de Ciudad Universitaria, crearon  NUBOSELVA, el proyecto de un jardín botánico experimental en el Parque Sierra de San Javier.

PATRIMONIO HISTÓRICO EN LO ALTO DEL CERRO SAN JAVIER

La ciudad universitaria de San Javier fué proyectada en el año 1947 por el vanguardista instituto de Arquitectura y Urbanismo de la época, e impulsada por el rector Horacio Descole, con el objetivo de transformarse en  un sistema residencial y educacional. Ubicado a 1200 m.s.n.m, en una de las áreas protegidas más estratégicas de las Yungas, el Parque Sierra de San Javier , de 14.174 ha., es constituye un bloque en estado de abandono, con 160 m de largo y 24 m de altura que se perfilaba como tercera parte de la residencia de varones dentro del proyecto mayor de la ciudad. La ciudad Universitaria paralizó sus obras en 1951, quedando inconcluso el bloque a pesar de sus tres intentos de reanudación.

DIFUNDIENDO  LA IDENTIDAD CULTURAL DE LA REGIÓN

El Jardín Botánico Experimental NUBOSELVA de media montaña, con más de 15 ha. contribuye a la preservación del área e intenta difundir los valores culturales y naturales de la región y el fortalecimiento de la identidad cultural. Proyecto nutrido de la restauración, entrecruzamiento e intervención de la geografía rural, arquitectura, meteorología, biología y ciencias en general. Permite decodificar y evocar información del pasado por medio de la preservación de la mega estructura de la Ciudad Universitaria que antropiza el paisaje.

Implica una continuidad entre lo inventado y lo natural como manifiesto en contra de lo único lo inequívoco, formalista, cerrado, estable y objetivo.Interviene así ,lo incierto,lo inestable, lo determinista; es abierto y fluctuante.La vegetación muta y con ella el Jardín Botánico.La escencia del proyecto no pretende ser una imagen de lo que fué, sino un reflejo de su propio presente.

UN ESPACIO PARA SER RECORRIDO

Un edificio como un espacio para ser recorrido, esta fue la principal premisa del proyecto arquitectónico del Jardín Botánico. Es un edificio de subsuelo con estacionamiento, planta baja, seis pisos y terraza accesible con amenities. Contiene espacios más populares (volumen mayor), como ser biblioteca, auditorio, museo, áreas de exposición, talleres, aulas y dormitorios para investigadores. Y una serie de espacios más privados (volumen menor), como ser invernadero de estudio, edafología, fitopatología – microprogramación, microbiología y laboratorios correspondientes a cada área. La estructura original es de hormigón armado elaborado in situ, dejándose el mismo a la vista, lo que remite a los edificios brutalistas del movimiento moderno.

El ingreso se realiza a través de un hall central de triple altura, que se localiza en nivel subsuelo, ya que sigue las cotas del terreno; o bien se puede acceder por planta baja la cual es permeable en todo su perímetro

Un juego de rampas de chapa perforada y pasarelas de hormigón y vidrio conforman los medios de circulación horizontal, mientras que un sistema de escaleras de hormigón y montacargas se encargan de conectar verticalmente los distintos niveles. El uso de la chapa perforada efecto oxido, crea la dualidad entre lo “viejo” y lo “nuevo”, y se materializa, además, en barandas y en el volumen prismático que enfatiza las pasarelas que conectan las dos áreas.

DIÁLOGO INTENSO CON LA NATURALEZA

La configuración de las plantas buscó, especialmente por medio de una circulación abierta, fluidez y continuidad espacial. La versatilidad de los espacios, permite que la planta sea rearmada según las necesidades de cada área, desplazando los cerramientos interiores livianos de madera, los cuales actúan como filtro entre el espacio cubierto y el semi-cubierto. Los ambientes se conforman por un sistema que combina cerramientos de madera ciegos, entreabiertos y transparentes, abriendo nuevas posibilidades de relación con el entorno.

Las terrazas generan una fuerte integración entre el interior y el jardín exterior, mantienen así la sensación de exterioridad, creando una íntima relación con la vegetación. Esto se enfatiza con entrantes y salientes que conforman cada losa.

Los parasoles verticales de hormigón, de la fachada sur, fueron conservados tal como su diseño original propone; y se refuerza por detrás de ellos con un filtro constituido por una malla metálica y plantas nativas que se entrelazan. Esto permite el paso del viento regulado y optimiza el confort térmico de los ambientes dependiendo del uso y de la incidencia solar.

Imágenes cortesía de Arq. Solana Orio y Arq. Carla Nagle Fabio
Video cortesía de Arq. Solana Orio y Arq. Carla Nagle Fabio

Otros proyectos

El estudio AP Arquitectos nos acerca su último proyecto, una vivienda en Green Ville, un barrio cerrado en la Ciudad de Córdoba.

obra
Green Ville, Ciudad de Córdoba, Córdoba, Argentina - 2017

La arquitecta Abigail Calachi presenta su proyecto, una casa naútica de fin de semana en el dique Cabra Corral que aborda la temática marinera.

obra
San Lorenzo, Salta - 2017

El estudio de arquitectura Baremberg Bass presenta su obra, un Centro Médico Infanto Juvenil en la Ciudad de Córdoba dedicado a los estudios neurológicos.

obra
Córdoba, Argentina - 2017

El arquitecto Carlos Galli presenta su proyecto de una residencia familiar en la ciudad de Yerba Buena.

obra
Yerba Buena, Tucumán, Argentina. - 2017