El director y guionista norteamericano hizo realidad un bar que bien podría haber sido la escenografía de alguna de sus películas: el Bar Luce en Milán, una idea de Prada realizada a través de su fundación. Sin embargo, ANDERSON lo pensó como un espacio en el que él mismo podría pasar sus tardes de no-ficción para escribir una nueva producción. La ambientación, inspirada en bares tradicionales como los de la Galleria Vittorio Emanuele, encuentra también un antecedente en otra producción realizada para Prada, el cortometraje “Castello Cavalcanti”: reproduce el estilo italiano de mediados de siglo XX con mesas de fórmica, sillas tapizadas en tonos pasteles, calcáreos de piso graníticos, flippers y vitrinas de cristal.

www.fondazioneprada.org/barluce 

 

Mirá la revista