02 de marzo de 2017

Acerca del Premio Pritzker de Arquitectura

El Pritzker Architecture Prize fue fundado en 1979 por el difunto Jay A. Pritzker y su esposa, Cindy. Su propósito es homenajear anualmente a un arquitecto viviente o arquitectos cuya obra construida demuestra una combinación de cualidades de talento, visión y compromiso, que ha producido contribuciones consistentes y significativas a la humanidad y al entorno construido a través del arte de la arquitectura.

Los galardonados en 2017

Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta han sido seleccionados como los ganadores del Premio Pritzker de Arquitectura 2017.

Los tres arquitectos originarios de Olot, en la región catalana de España, han trabajado juntos en colaboración desde la fundación de su firma RCR Arquitectes, en su ciudad natal en 1988.

Su trabajo demuestra un compromiso inflexible con el lugar y su narrativa, para crear espacios que están en contacto con sus respectivos contextos.

Harmonizando la materialidad con la transparencia, Aranda, Pigem y Vilalta buscan conexiones entre el exterior y el interior, resultando en una arquitectura emocional y experiencial.

El Sr. Pritzker comenta: “El Sr. Aranda, la Sra. Pigem y el Sr. Vilalta han tenido un impacto en la disciplina mucho más allá de su área inmediata. Sus obras abarcan desde espacios públicos y privados hasta lugares culturales e instituciones educativas, y su capacidad para relacionar intensamente el entorno específico de cada sitio es un testimonio de su proceso y de su profunda integridad”.

El Sr. Aranda, la Sra. Pigem y el Sr. Vilalta representan la primera vez que tres arquitectos juntos son honrados con el premio.

Su intensa colaboración en el trabajo conjunto, donde el proceso creativo, el compromiso con la visión y todas las responsabilidades se comparten por igual, llevó a la selección de los tres individuos para el premio de este año.

Como ganadores de la 39ª edición del Premio, es la segunda vez que los galardonados  proceden de España, tras Rafael Moneo que recibió el premio en 1996.

Los arquitectos evocan la identidad universal a través del uso creativo y extenso de materiales modernos, incluyendo el acero reciclado y el plástico.

“Han demostrado que la unidad de un material puede conferir tanta fuerza y simplicidad a un edificio”, dice Glenn Murcutt, Presidente del Jurado.

“La colaboración de estos tres arquitectos produce una arquitectura intransigente de nivel poético, que representa un trabajo atemporal que refleja un gran respeto por el pasado, proyectando claridad que es del presente y el futuro”.

Como tal, una fundición de principios del siglo XX se ha convertido en su oficina, Laboratorio Barberí (2007), y muchos restos del edificio original han permanecido, mezclados con elementos altamente contrastantes, que se agregaron sólo donde es esencial.

El jurado del Premio Pritzker de 2017 declara, en parte: “vivimos en un mundo globalizado donde debemos confiar en influencias internacionales, comercio, discusión, transacciones, etc. Pero cada vez más personas temen que debido a esta influencia internacional perdamos nuestros valores locales, nuestro arte local y nuestras costumbres locales. Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta nos dicen que puede ser posible tener ambos. Nos ayudan a ver que podemos, al menos en arquitectura, aspirar a tener ambas cosas; Nuestras raíces firmemente en su lugar y nuestros brazos extendidos al resto del mundo”.

Acerca de la medalla

El medallón de bronce otorgado a cada laureado del Premio de Arquitectura Pritzker se basa en los diseños de Louis Sullivan, famoso arquitecto de Chicago generalmente reconocido como el padre del rascacielos.

Por un lado está el nombre del premio. En el reverso se inscriben tres palabras: “firmeza, comodidad y deleite”.

Estas son las tres condiciones a las que se refiere Henry Wotton en su tratado de 1624, The Elements of Architecture, que fue una traducción de pensamientos originalmente establecidos hace casi 2000 años Por Marcus Vitruvius en sus Diez libros sobre arquitectura, dedicados al emperador romano Augusto.

Wotton, quien hizo la traducción cuando fue el primer embajador de Inglaterra en Venecia, usó la cita completa como: “El fin es construir bien. La construcción del pozo tiene tres condiciones: comodidad, firmeza y deleite.

Fuente: Pritzker Prize – www.pritzkerprize.com
I
mágenes cortesía de: Javier Lorenzo Domínguez, Hisao Suzuki, Eugeni Pons, Ramon Prat.
Otras Notas

Mirá la revista