Si el Big Ball -la técnica de escalada en roca que demanda más de un día de ascenso- era considerada una experiencia reservada a intrépidos alpinistas que pernoctan en una hamaca o carpa colgante, esa misma adrenalina se presenta ahora como segura y “civilizada”, accesible a casi cualquier persona. La propuesta surgió de la empresa peruana Natura Vive, que administra las Skylodge Adventure Suites, un refugio compuesto por Módulos de Vivienda Vertical con inolvidables vistas sobre el valle del río Urubamba, en la localidad de Pachar, a 55 kilómetros de Cusco, en pleno Valle Sagrado de los Incas.

Un valle transparente

Fabricados en duraluminio y policarbonato de alta resistencia, los módulos colgantes miden 7,5 metros de largo x 2,60 metros de alto y ancho. Las comodidades se reducen a lo imprescindible: cuatro camas, un comedor y un baño privado dividido por una pared aislante. Los anfitriones cuentan que a pesar de ser vidriados, los baños poseen cortinas, en caso de que los turistas quieran evitar la curiosidad de los cóndores. Para su estadía reciben almohadas, sábanas y edredones de pluma. Las noches estrelladas y los amaneceres claros se hacen sentir en el interior de los módulos sin mediaciones: las luces y reflejos generan un ambiente casi mágico.

Todo lo que sube…

La única manera de salir de los módulos es por una escotilla ubicada en la parte superior. Para el acceso, en cambio, hay dos opciones: los huéspedes pueden optar por una vía ferrata o por una tirolesa. El primero es un sistema que se vale de escaleras fijas y puentes colgantes, en el que el escalador está siempre asegurado a un cable de acero. El trayecto se realiza acompañado de un guía, y se utiliza casco, arnés y guantes. La opción de la tirolesa hace que los turistas, luego de una caminata de 35 minutos, se deslicen por un sistema de cables colgantes con cierto declive. Para llegar a los módulos del Skylodge hay que “volar” a través de 7 cables, a lo largo de una distancia total de 2.800 metros. Para quienes quieran probar ambas experiencias también se ofrece una combinación de vía ferrata y tirolesa. Al final, todo valiente que haya vivido la experiencia de estar colgado de la montaña y haya bajado para contarlo, no podrá desprenderse fácilmente de esa sensación de estar flotando en las nubes.

Imágenes cortesía de Natura Vive www.naturavive.com

FICHA TÉCNICA
Diseño: Ario Ferri
Proyecto: Skylodge Adventure Suites
Ubicación: Cusco (Perú)
Superficie: 3 módulos (7,50 metros de largo por 2,60 metros de ancho y alto)
Año: 2013

Otras Notas

Mirá la revista