14 de julio de 2017.

Inspirado en la nueva tendencia de cocina saludable que prolifera en Nueva York, Los Ángeles y Sydney abre en Madrid honest greens, un concepto ‘fine casual’ pionero y revolucionario concebido para apoyar un estilo de vida sano ofreciendo una alternativa al público que busca comer rico y sentirse bien. El cocinero Benjamín Bensoussan elabora una oferta 100% sin azúcares añadidos, sin procesar y adaptada a las distintas dietas, a base de productos frescos y saludables de pequeños agricultores locales que producen de manera responsable y sostenible.

Con el objetivo de acercar al público una propuesta de cocina saludable, rica, con la que sentirse bien y a base de productos de temporada y cercanía (siempre que sea posible en un radio menor de 100 km de Madrid) abre, en pleno centro financiero de la capital, honest greens. Con un ambiente joven, dinámico, fresco y divertido, este proyecto, pionero en España, ha sido concebido como mucho más que un restaurante. Honest greens nace con la misión de apoyar un estilo de vida sano a través del nuevo concepto de cocina saludable y real que se está imponiendo en ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Sydney o Copenhague y que no tiene por qué tener la etiqueta de bio, orgánico o ecológico.

Ante la difícil tarea de encontrar una alternativa así en España, sus artífices eligieron la capital para poner en marcha un proyecto que tiene como objetivo acercar una cocina de sabor, sin procesar, sin aditivos ni conservantes, sin azúcares añadidos y, siempre que sea posible, a base de productos orgánicos y sin gluten que consiga hacer sentir bien a los comensales. “Hacía falta este proyecto, por la dificultad de encontrar una alternativa de cocina sana hecha como en casa y porque la amplia y variada despensa de este país es perfecto para llevarlo a cabo”.

Para lograrlo, honest greens se abastece de productos honestos trabajando codo con codo con productores locales y artesanales que respetan y siguen métodos sostenibles y responsables con el medio ambiente y con los que han creado una relación personal. La ternera es ‘free range’ de pasto de Miraflores de la Sierra, el pollo es de granja, las verduras son de temporada y, en la medida de lo posible, de la región y el café es orgánico y fairly traded. Con el verde como color protagonista, honest greens abandera un movimiento que apuesta por una dieta basada en alimentos de origen vegetal porque creen firmemente que además de buena para la salud es buena para el medio ambiente. Y presenta su propuesta a precios accesibles.

Comer rápido sin renunciar a comer saludable. 

Situada nada más entrar en el local y en línea con esa máxima de honestidad, la cocina honest greens está totalmente a la vista y permite al público, además de ver cómo se elaboran sus platos, crear su menú en las cinco estaciones temáticas con las que cuenta (hot sides, cold sides, birds&boasts, cold pressed y voice your choice) donde se expone todo el abanico de productos: ensaladas, carnes, guarniciones frías, guarniciones calientes y bebidas. Aquí se respetan muchas dietas: sin gluten, vegana, vegetariana, baja en carbohidratos y paleo, y se puede elegir comer con una base de proteínas y añadir las verduras al gusto u optar por una base de verduras y elegir añadir lo que se quiera.

Una oferta que ha diseñado Benjamin Bensoussan, cocinero con una gran trayectoria que se formó en sus inicios de la mano de Michel Lerouet en Ladurée, despuntó a su paso por La Broche, ha realizado stages en los mejores restaurantes del mundo como Noma, Mugaritz o El Celler de Can Roca, y ha desarrollado su carrera en restaurantes de la capital como Le Cabrera y Cien Llaves. Ahora, al frente de honest greens, el cocinero de origen francés ha diseñado una oferta ligera y muy sabrosa, acorde con la temporada y con gran protagonismo de las verduras. Para ello, Benjamin se sirve de técnicas sencillas con las que intenta respetar al máximo los productos: algunos se sirven al natural, las verduras se hierven el menor tiempo posible, hay productos asados, emplea aliños curiosos y las proteínas se cocinan a la parrilla para darles un toque de humo. En la carta de honest greens siempre habrá dos opciones de platos principales por 6,90 euros, por un lado el llamado ‘market plate’ y por otro lado el ‘garden bowl’.

La primera opción se trata de un plato básico con base de proteína a elegir entre cinco opciones (pollo de granja, tofu fresco asado a la pimienta negra y miel, tataki de atún yellowfin, falafel casero y ternera madrileña) que se puede acompañar de guarniciones calientes como la calabaza asada con pico de gallo, la remolacha asada con crema de albahaca, aguacate y brócoli o el boniato orgánico, entre otras, y frías como las lentejas pardinas con yogurt y hierbas frescas o el coleslaw de apio y repollo con eneldo, mostaza y cerezas semi-secas. Y siempre con pan de masa madre.

La segunda opción de plato principal se trata de una ensalada, como la ‘spicy kale’ con espinacas orgánicas, aguacate, brócoli y zanahorias; la ‘avocado supergreen’ con rúcula y espinacas orgánicas, canónigos, aguacate, portobellos orgánicos salteados, remolacha, tomate cherry, pepino, amapola, alfalfa y soja; o la ‘ginger-honey queso de cabra’ con boniato orgánico y pétalos de cebolla morada asadas, judía fina, pera, nueces, arándanos semi-secos, queso de cabra, rúcula y espinacas orgánicas. Y se puede elaborar eligiendo ingredientes como el kale y espinacas orgánicas, una base a la que siempre se le puede añadir proteína.

Después de elegir el plato principal a medida, llega el momento de pedir la bebida. Las opciones líquidas de honest greens son todas naturales, sin ningún tipo de azúcar añadido y muy variadas, se puede elegir entre los cold pressed juice, la cerveza (no falta la opción artesana de Madrid), cuatro aguas frescas caseras de distintos sabores, limonada casera, zumo verde, con miel, agave o manzana. Una propuesta que se completa con una cuidadosa selección de vinos y una selección de cócteles saludables. Una vez hecho el pedido, sólo queda esperar en la mesa y disfrutar.

También habrá postres 100% caseros, sin gluten y sin azúcar añadido, tés y el café es de especialidad, orgánico, fairly traded  y artesanal. Seleccionado y tostado por D•Origen Coffee Roasters. Un café de calidad, recogido a mano, bien tratado, almacenado, tostado, escogido, procesado y servido al momento por un barista en el coffee truck de honest greens situado entre la terraza y la entrada al restaurante.

Espacio dinámico y versátil.

Una experiencia que se completa con un espacio fresco y dinámico que cambia y se adapta a los diferentes momentos del día. Con capacidad para 100 personas, el local está concebido como una gran cocina abierta donde se exponen todos los productos y con especial protagonismo del show cooking. Cortinas de esparto, luminosos que indican la estación en la que estamos, macetas de mimbre que cuelgan de los techos llenas de vegetación, tonos claros, maderas y mucha luz, dan vida a un local muy natural. Abierto al exterior, el espacio cuenta con una terraza cubierta (gracias a la entrada panelable) perfecta para los días de calor y la sala, dos espacios en los que conviven mesas altas y bajas sin mantel y una gran mesa alta de madera comunal. Se trata de un local muy versátil perfecto para hacer un descanso en la mañana, comer algo rápido en la oficina, ir con amigos, en familia o con pareja. Con un ambiente acogedor y mucha energía joven, por las noches y en los fines de semana Honest Greens se vuelve más festivo a ritmo de la música de ‘Hot chip’ o ‘Flights facilities’ una selección actual, divertida y de calidad.

Además, con el objetivo de dar a conocer a los proveedores con los que trabajan y que hacen posible este concepto el restaurante elaborará cada temporada un periódico (coincidiendo con el cambio de carta) que tendrá como contenidos artículos de los proveedores, reportajes sobre fitness saludable, estilo de vida, recetas de temporada para animar al público a hacerlo en casa, viajes…

Fuente: Honest Greens – www.honestgreens.com.
Imágenes cortesía de: Honest Greens – www.honestgreens.com.
Otras Notas

Mirá la revista