Los dueños de casa buscaban ampliar el área de cocina y office, el estar y el comedor diario: en su versión original, estos ambientes estaban divididos en cuatro espacios de dimensiones reducidas. “Presentamos un proyecto de reforma con la consigna de generar espacios amplios e integrados. Los trabajos implicaron demolición de muros, nueva propuesta para cielo rasos y cambio de pisos y aberturas”, cuenta DOLORES JAEGGY.

Punto de encuentro

La cocina y el comedor diario están entre los sectores más concurridos de la casa a distintas horas del día, por eso fueron divididos en un área social y otra de trabajo. Esta última fue revestida con la línea laqueada Goffrato de Johnson, con electrodomésticos de acero que brindan un acabado puro a todas las superficies. Para el sector del office se diseñó una barra volumétrica de Silestone. “Todo el conjunto se trabajó en una gama cromática clara y se iluminó con luces difusas. Sobre el desayunador se colgaron dos medias esferas de acrílico blanco de Tika”, comentaron desde el estudio.

Por su parte, el comedor diario se ambientó con pocos elementos y una combinación de texturas: la mesa de madera clara con acabado rústico y las sillas con respaldo de esterilla contrastan con el mueble vajillero con acabado laqueado brillante. La obra de la artista plástica LEONOR ASAR completa la búsqueda minimalista de la decoración.

Fuera, ¡abajo!

Entre el comedor diario y el playroom se demolió el muro divisor generando un gran espacio integrado. Las aberturas originales de madera fueron reemplazadas por otras en PVC blanco con doble vidrio y el ambiente fue iluminado con una gran campana de acrílico. El protagonismo visual fue puesto en un espejo de 1,5 metros de diámetro de la firma Disegno, “que rompe las líneas rectas del ambiente al igual que las mesas bajas laqueadas en diferentes alturas”. El sofá esquinero en pana gris (Remoar) y la alfombra Shaggy (Mihran) proponen texturas suaves y tonos dentro de la paleta trabajada.

La obra de refacción terminó resolviendo necesidades funcionales en la circulación entre espacios, además de otorgarle a los ambientes un hilo conductor dominado por la paleta de tonos crudos y naturales, la decoración minimalista y el uso de maderas.

Ph. Paula Carlino www.doloresjaeggy.com

FICHA TÉCNICA
Estudio: Dolores Jaeggy
Proyecto: Casa Padilla
Ubicación: Yerba Buena (Tucumán, Argentina)
Superficie: 59 m2
Año: 2016

Otras Notas

Mirá la revista