No es una galería de arte, pero se pueden encontrar obras de notables artistas contemporáneos. No es un restaurante en Francia, pero se pueden degustar sofisticados platos de aquella parte de Europa preparados por un Chef que cuenta con tres estrellas Michelin. No tiene diseño de interiores art-deco, pero conserva reminiscencias de aquella época. Este inédito híbrido estuvo a cargo del estudio Substance, dirigido por MAXIME DAUTRESME, quien se propuso fusionar todos esos atributos para crear un espacio que se transforma al ritmo de la imaginación de sus creadores.

Buen ojo, buen paladar

Bibo no es sólo el apócope de Bistro Bohème: es el sobrenombre del artista que se esconde (no da entrevistas personales, sólo responde preguntas por mail) detrás del proyecto. En un edificio de 1930 que supo alojar durante algunas décadas a la Compagnie Générale Française de Tramways y que años más tarde fue ocupado por artistas callejeros, hoy vibra uno de los reductos artísticos y gastronómicos más trendies de Hong Kong. El edificio y sus interiores fueron puestos en valor para transmitir su historia: entre intervenciones actuales, pueden encontrarse los viejos libros contables de la compañía, rollos de tickets, muebles clásicos. “El desafío fue crear un espacio en donde la naturaleza siempre espontánea y en constante cambio del arte callejero pudiera convivir con las raíces de la cocina francesa”, cuentan desde Substance.

Colección pública

Muñecos de series limitadas, esculturas de madera, murales, cuadros, objetos intervenidos y grafitis son algunas de las piezas que guían el recorrido por el restaurante: muchas de ellas forman parte de la colección privada de Bibo, que en un acto generoso (como quien pone la mesa, cocina y sirve a sus invitados) las comparte poniéndolas al alcance de los comensales. Algunos de sus protagonistas son JEAN-MICHEL BASQUIAT, DAMIEN HIRST, DANIEL ARSHAM, JEFF KOONS, KING OF KOWLOON, SHEPARD FAIREY, TAKASHI MURAKAMI y YAYOI KUSAMA, entre otros. En la biblioteca hay obras clásicas de la literatura francesa (muchas de ellas de ALEJANDRO DUMAS y VICTOR HUGO) cuyos lomos blancos fueron pintados con rostros de mujeres. El carácter transgresor de la puesta en escena también se hace presente en los baños: arriba de los mingitorios se pueden apreciar obras iluminadas como en un museo, mientras que en el cuarto de inodoro la doble C de Coco Chanel chorrea pintura voluntariamente.

Como si fuera una justificación de su propio nombre, el equipo de Substance logró revelar la sustancia profunda de este antiguo edificio, integrando además la intensa actividad artística que vibra en las calles de Hong Kong. La promesa es tan ambiciosa y realizable como la mezcla: redescubrir la ciudad desde su arquitectura pasada a través de un blend de artistas locales e internacionales y gastronomía francesa.

Imágenes cortesía de Substance www.aworkofsubstance.com

FICHA TÉCNICA
Estudio: Substance
Proyecto: Bibo
Ubicación: Hong Kong (Japón)
Superficie: m2
Año: 2015

Otras Notas

Mirá la revista