22 de febrero de 2016

Desde ya unos años y casi sin querer, Anibal Nicolás Bizzotto y Alejandro Arcuri comenzaron a atrapar en fotografías nuestras costumbres, raíces y cultura, tomando como referencia puertas de nuestro país.

Argentina en puertas

De una manera casi nostálgica y estática, enmarcada en un pórtico fueron sintetizando miles de acciones y cientos de años de historia. Así es como nace “Argentina en puertas”, mirando a través de un elemento simbólico de alta impronta sociocultural como lo son las puertas.

Siempre fue condición seleccionar material de todo el país, componiendo y combinando imágenes de su autoría con la mirada de otros usuarios.

A través de las imágenes fueron configurando una matriz cultural donde se fusionan características de la conquista, de la religión y de las culturas precolombinas, todas en la tarea de resolver una transición entre un lugar y otro. En ese juego entran las características formativas de cada región conjuntamente con las características geográficas y se consolidan en una sola acción.

En arquitectura uno puede prescindir de la puerta, quizás de los vanos también, pero siempre existe un momento entre el adentro y el afuera, cambios de escalas, luces y tonalidades que nos dan los materiales. La escala y la materia son elementos que están atravesados por una línea de tiempo que es compleja y no es tan directa, a veces difícil de determinar.

En general, las puertas o pórticos de gran escala pertenecen a viviendas de casas chorizo antiguas, edificios institucionales o viviendas de clase social alta, pero no así la composición material.

Hay puertas de chapa en conventillos, rejas metálicas o bien puertas de madera que tienen trabajos de ebanistería con un alto contenido histórico que viene dado por las inmigraciones. Las tonalidades y colores del territorio de cada región del país nos muestran fachadas muy diversas que van cargando de un fuerte contenido visual y emocional.

En ese momento es cuando el arte se manifiesta de maneras muy interesantes en su cuenta: se pueden encontrar en una simetría de una fachada de hace más de un siglo y muy bien conservada, tal vez restauradas con características de la época. En contraste pueden aparecer stencils o graffitis que coronan o enmarcan la puerta y las fachadas.

“Muchos usuarios suelen comentar en forma negativa de la existencia de graffitis, pero consideramos que hay que asumir la realidad tal cual es y en todo caso transformarla. En otros casos, la fotografía con sus juegos de luces y sombras, capturan el momento exacto y eso también es arte, muchas veces reflejadas en el hacer cotidiano”, aseguran los autores.

El hacer cotidiano de los oficios y las profesiones junto a las puertas de grandes instituciones como edificios gubernamentales o museos, fueron logrando una gran apertura a la cuenta que multiplicó las situaciones, las miradas y los fue poniendo a prueba como administradores de la cuenta, instalando a su vez la posibilidad de no sólo enmarcar una puerta estática como parte de un catálogo sino que fueron apareciendo recortes de fachadas, la naturaleza, la figura humana caminando, comprando durmiendo o leyendo, las acciones habituales de cada vecino.

Incorporando estas nuevas situaciones de las puertas que muestran sus “acciones” retratando viejos locales comerciales, viejas persianas de barrio, fue como la cuenta empezó a crecer y a sumar “coleccionistas” de puertas.

Esas imágenes son las que más aceptación tienen entre sus seguidores, sumadas a las puertas reconocidas por la mayoría o mejor dicho las puertas “famosas” (como solemos llamares) como la puerta del Cabildo, La Casa Rosada o La Casa de Tucumán, que son puertas que suelen publicar en coincidencia con las fechas Patrias.

Una puerta, distintas emociones

“Las puertas son un límite y a su vez un inicio, son iconos de identidad y relacionan nuestra cultura. Pueden ser fronteras, conteniendo mensajes del futuro o del pasado, que abren caminos. Nos comunican al igual que las redes. Son señales de esperanza siendo un umbral de conocimiento, un conocimiento colectivo que se va construyendo enriqueciendo a cada uno de los que nos visitan y sobretodo a nosotros también.”

Se va generando una matriz de recuerdos y emociones constantes, donde en algunos casos han publicado puertas que significan mucho para ciertos usuarios, pues han sido el barrio donde jugaban a la pelota de chicos, donde crecieron, donde vivían sus familiares o conocieron a su primer amor; todo registrado a través de los años, como una línea de tiempo.

El tiempo es un protagonista en las imágenes: comienzan a mezclarse historias pasadas con el presente, y casi sin querer los barrios van modificándose adquiriendo una identidad que va mutando y transforma a quienes los viven.

Las puertas tienen cierto dinamismo, van mostrándonos la identidad que tiene cada barrio. Se contrastan las clases sociales y las realidades socioeconómicas de cada localidad, provincia y región del país. Eso se traslada a todo el continente y a su vez a todo el mundo.

Tomando en cuenta que @argenpuertas es una cuenta relativamente joven, fue atravesando las modificaciones que le fue presentando Instagram en cada actualización. Desde las “Instagram Stories” hasta la geolocalización.

“Argentina en Puertas” invita a debatir en conjunto, con la comunidad virtual que interactúa en forma sistemática y dinámica coleccionando puertas, acciones y escenarios que se dan en nuestra región. “Por ese motivo la cuenta fue tomando una característica “federal”, integradora, comunitaria, cooperativa.

Es una cuenta de todos y para todos, formamos parte inevitablemente indivisa y donde sólo nos queda agradecer a los usuarios que comparten y nos siguen” dicen los administradores de @argenpuertas.

Quienes busquen conocer más sobre la cuenta pueden ingresar en Instagram a @argenpuertas.

Fuente: Anibal Nicolás Bizzotto – Arquitecto FADU UBA – Docente de la Universidad de Buenos Aires en Taller Sudamérica, y Alejandro Arcuri – Arquitecto FADU UBA – Editor de @noticiasarq
Imágenes cortesía de: Anibal Bizzotto y Alejandro Arcuri – @argenpuertas –
Otras Notas

Mirá la revista