Su ambientación cuidada con clásicos del diseño industrial, el bar con terraza sobre Manhattan, una versión miniatura de la librería holandesa más celebrada y su check in de 30 segundos lo volvieron el hotel más buscado entre los rascacielos de Times Square.

Imágenes cortesía de Adrian Gaut para Concrete www.concreteamsterdam.nl

 

Caminando por la West 50th Street, entre bares, teatros y carteles de Broadway, a la distancia se divisa, sobre la medianera, la obra “Come one come all” del artista JEN LUI. Con 230 habitaciones, generosas áreas comunes y un imponente rooftop, el CitizenM se vuelve recomendación entre parejas jóvenes en viaje romántico, grupos de amigos en busca aventuras, familias en plan vacaciones y hombres de negocios. Todos, con una condición que es parte del servicio: high quality, low cost.

Imágenes cortesía de Adrian Gaut para Concrete www.concreteamsterdam.nl

El lujo accesible

La cadena CitizenM con base en Amsterdam ha expandido fronteras para acercar su propuesta a otras grandes ciudades: una experiencia de lujo a costo viajero frecuente. La identidad visual está atravesada por el arte: en la sede de Times Square hay piezas de JULIAN OPIE en el living común y en el rooftop bar.

Imágenes cortesía de Adrian Gaut para Concrete www.concreteamsterdam.nl

 

El lobby se abre hacia un espacio de doble altura, nunca mejor llamado  living room: allí conviven el tránsito de la calle (un cuadro permanente a través de las puertas y ventanales), el tintineo de copas y pocillos sobre la barra del bar, el sonido de fondo de alguna película en el sector de sillones o el murmullo de conversaciones en distintas lenguas desde algún sector apartado. En cada área se pueden encontrar muebles de la firma Vitra y sobre el lateral continuo del hotel, una estantería que exhibe piezas de arte, objetos alusivos a Nueva York, libros, viejas chapas enlozadas, vajilla antigua y letras de chapa. El sentido de comunidad que se genera a través de espacios compartidos, la importancia del arte como lenguaje y el vínculo con la ciudad, siempre integrada al hotel desde sus vistas, son parte de las señas de identidad de CitizenM.

Imágenes cortesía de Adrian Gaut para Concrete www.concreteamsterdam.nl

Servicio 24/7

Buena parte de la vida del turista tiene que con abrir y cerrar valijas, hacer check ins y check outs, subir y bajar de medios de transportes, entrar y salir de hoteles. Para esos momentos en los que después del paseo, excursión, museo o caminata de horas, el combo más deseado es un pijama, una película y una comida caliente, la canteenM ofrece propuestas gourmet todos los días a todas las horas, además de snacks saludables, café preparado por baristas y cerveza artesanal.

Imágenes cortesía de Adrian Gaut para Concrete www.concreteamsterdam.nl

De copas y lecturas

En la planta baja, la librería holandesa Mendo despliega su biblioteca ambulante con exclusivos títulos de arte, fotografía y cultura. Para llegar a la Manhattan que se ve desde las nubes primero hay que llegar al piso 20 del hotel. El manifiesto del hotel sirve tanto para dar la bienvenida, como para despedir hasta la próxima visita. Entre sus líneas, sobresalen estas. “Para los exploradores, aventureros y soñadores. Para los locales del mundo desde Amsterdam, Boston y El Cairo hasta Zagreb. (…) A todos los ciudadanos móviles del mundo, CitizenM les da la bienvenida”.

FICHA TÉCNICA

Estudio: Concrete
Proyecto: Citizen M
Ubicación: Nueva York (Estados Unidos)
Superficie: 7740 m2
Año: 2014
Fotografía: Adrian Gaut
Web: www.concreteamsterdam.nl

Otras Notas

Mirá la revista