14 de noviembre de 2016

Casa FOA ha abierto sus puertas consagrándose como la principal exposición de diseño y arquitectura del país en la actualidad, reuniendo a grandes artistas y estudios que mostraron sus intervenciones en el Palacio Cabrera, la nueva sede elegida por los organizadores del evento.

Monoambiente de una estudiante de arquitectura

Para este espacio, María Zuker y María Belén Bickham, bajo la coordinación de Horacio Zuker eligieron mantener los materiales originales de la casona y sobre ellos componer un monoambiente moderno, joven y dinámico.

Proponen vivir en una superficie de 14m2, donde los ambientes se ponen al servicio del usuario y se comprometen a funcionar de diversas maneras. Aprovechando la altura del espacio, el descanso se desarrolla en el eje vertical, mientras que la actividad se desenvuelve en el plano horizontal. La forma de conectar los ejes es a través de una biblioteca que funciona simultáneamente como escalera, vinculando la relajación con la acción.

El entrepiso se resolvió utilizando un sistema de construcción en seco: Steel Framing. Respetando el concepto de mueble multifunción, elegieron proyectar un mobiliario de líneas puras basándose en productos de Masisa con acabados tipo laca y texturados, dándole calidez al proyecto y un toque femenino.

Buscando mantener la liviandad y el orden visual del monoambiente, seleccionaron materiales puros como el Dekton y el cristal de Viio tanto en la cocina como en el baño. En la cocina se aplica Domoos Solid: una mesada negra con bacha in situ que toma protagonismo por su color y textura, mientras que el baño se reviste en sus paredes con el vidrio Coverglass Mist incoloro, el piso con Dekton “Kairos Natural” y remata con un mueble etéreo de Dekton, Línea “Halo Solid”; la composición de estos tres materiales claros funciona como amplificador de la totalidad del espacio.

Para otorgarle mayor calidez al espacio eligieron géneros de lino, gasa y algodón, en tonos terrosos y azules, teñidos por la firma Sin Almidón, para las áreas de descanso y vestidor. Para la iluminación optaron por sistemas de led, considerando el ahorro energético. En el ambiente general se aplicaron artefactos direccionales  con lámparas de luz cálida de 30°  y para los muebles tiras de led cálidas generando diferentes calidades espaciales. El baño por su parte, se baña de luz fría para acompañar y resaltar los tonos claros y potenciando la pureza del ambiente.

Finalmente, los autores proponen corromper el orden natural a través de una instalación realizada por un grupo de jóvenes artistas denominado “La Maraña” compuesta por una paleta juvenil de Alba con el nombre de “Individualismo compartido” donde los hilos juegan y dibujan geometrías y puntos de fuga. Para equilibrar los colores vivos, eligieron acompañar el resto del espacio con los tonos más templados de la paleta (Gris Humo y Gris Plata) y hierro negro.

Fuente: Horacio Zuker – www.horaciozuker.com.ar
Imágenes cortesía de: Adela Aldama, Vanesa Gervasini – vanesagervasini.com, Agustina Garcia Alabrido.

 The Biorse: Baños Públicos

En este espacio realizado por Sofía Castillo y Lucas Tumburus, el concepto del valor de lo antiguo y lo nuevo se representa por medio de los materiales utilizados conservando parte de la estructura original, dejándola a la vista para poder transmitir la historia de la casa y de nuestra arquitectura.

Se reduce al mínimo la intervención arquitectónica y se muestra el paso del tiempo contraponiendo materiales nuevos y parte de la estructura de la casa, conviviendo en armonía. En el marco del bicentenario utilizaron los diferentes materiales en representación del paso del tiempo como de nuestra sociedad, la diversidad y el cambio. Es así como estos transmiten al usuario una mirada nostálgica hacia el pasado como también una visión fuerte para el futuro.

Algunos muros originales de la casa quedan desnudos con ladrillo a la vista. Los cubículos de los baños están realizados con vidrio transparente e impreso. Se pueden ver las siluetas de las diferentes Casa Foa que hubo a lo largo de la historia de nuestro país, acentuando el concepto del paso del tiempo y la importancia de la exposición en nuestra historia.

Los muros laterales están revestidos con espejo aportando elegancia y replicando a los originales. Además de ampliar los espacios visualmente, generan un espacio infinito que nos hace viajar hacia el pasado y el futuro.

Para el piso y las bachas, así como la pared del fondo de los cubículos se utilizó dekton: un material moderno y que gracias a la tecnología y las texturas logradas se adapta perfectamente a la funcionalidad y estética del espacio. La iluminación es tenue y se focaliza en cada función dentro del baño para generar una atmósfera más cálida e íntima.

Fuente: Sofía Castillo – www.sofiacastillo.com.ar
Imágenes cortesía de: Adela Aldama.

Departamento 1

En este departamento, la idea rectora de María Beatriz Gonzáles Zuelgaray fue lograr una continuidad desde lo espacial y lo visual de zonas definidas en si mismas: el living, el comedor con su cocina, y el dormitorio con su baño y su lugar de guardado.

Se hizo énfasis en el uso de una gama de colores neutros opacos y negros y blancos brillantes acompañados de planos de espejo que juegan con los reflejos.

Gran protagonismo toma el piso continuo de madera Drift Guayuvira de Induspaquet. La idea de maximizar el espacio se materializa mediante recursos varios dependiendo de cada ambiente. En el living se colocaron espejos en las dos paredes más importantes, enfrentadas entre sí. Delante de una de ellas se instalaron cortinas de tablillas de madera color negro de ancho 50mm que filtran las imágenes y reproducen los verdes interiores y exteriores.

Un sofá del largo del espacio lo protagoniza, completado por una consola y dos silloncitos en la otra pared. El color lo aportan dos obras de gran tamaño de la artista plástica Angeles González Zuelgaray.

En el segundo espacio, el comedor se ubica en un ángulo, y está conformado por una mesa de 2.60 x 1.00 m con tapa de Dekton, un banco tapizado del largo de la mesa y sillas con fundas de algodón crudo. Comparte ámbito con la cocina que se desarrolló a lo largo de la pared que se podría denominar medianera  por no tener salida al exterior. Consta de un módulo de cocción materializado en Dekton Blanco brillante con bacha del mismo material, que alberga el anafe y el horno. Toma presencia por el cambio de planos y la diferenciación de color con respecto a la mesada de Dekton Negro brillante. Los muebles de cocina tienen frentes de Coverglass negro brillante, herrajes importados y accesorios de acero inoxidable. El interior es de malamina negra. Una de las puertas de la alacena se transforma en plano de TV a través de un módulo de espejo con un LCD incorporado en la cara interior que desaparece al apagarse el mismo.

La despensa se integra al comedor por medio de estantes voladizos laqueados color negro. El tercer espacio se conforma por el dormitorio, su baño y un espacio de guardado. El sommier de 1.60m. de ancho está coronado por un importante respaldo tapizado en algodón pintado a mano con rayas horizontales en crudo y gris grafito. A ambos lados llaman la atención una pequeña cómoda y una mesa de luz laqueadas en dos tonos de verde. La pared longitudinal está revestida en Coverglass negro brillante. Se destacan tanto sobre la cama como en esta pared de vidrio obras en tinta sobre papel de Angeles Gollan. Acompañan un sofá de pie de cama y su mesa auxiliar.

El baño consta de dos sectores, sólo visible el que corresponde a la mesada de Dekton blanca, con bacha integrada y grifería de Roca. Se revistieron las paredes del baño con Coverglass negro brillante, de VIIO, acompañando así el revestimiento del dormitorio. En todas las ventanas se instalaron cortinas de tablillas negras de 50mm.

Fuente: María Beatriz Gonzalez Zuelgaray – mbgzuelgaray.com.ar
Imágenes cortesía de: Adela Aldama.

Departamento 2

La propuesta de Julio Oropel y José Luis Zacarías Otiñano para este Loft, tiene la consigna de investigar, experimentar y proponer un espacio con una estética y lenguaje de identidad argentina contemporánea, donde nuestra raíces, iconos y signos estén sutilmente incorporados al espacio y se evidencie en el mismo una impronta Neo étnica y cosmopolita a la vez.

El punto de partida fue contraponer el producto VIIO Optiwhite y Coverglass, materiales de gran Tecnología, impoluto frío, que define estructuras de líneas arquitectónicas puras utilizando la transparencia del vidrio como un elemento contundente en toda su dimensión, que define el espacio y cuya masa imprime gran carácter al mismo. Al vidrio blanco y al transparente extra claro se les opuso de manera deliberada cuatro elementos que por su origen y concepción remiten a los materiales más rudimentarios e icónicos de nuestra cultura, como el adobe, el bizcocho de terracota, salpicret y la madera, que en esta interacción generan un lenguaje dinámico, orgánico y sutil, dándole un dinamismo cálido, fresco y moderno; donde la perfección, el High Tech, el traslúcido del vidrio, se ablanda y dialoga en perfecta armonía con lo artesanal, la imperfección, la contundencia primitiva del material autóctono de nuestra tierra.

Este departamento tiene una gran cocina comedor la cual tiene todo su perímetro recubierto por una doble piel de vidrio transparente que contiene una obra envolvente de Fabián Tanferna con una clara analogía a las estructuras arquitectónicas andinas, sutilmente iluminadas desde los soportes de madera de álamo que hacen de estructuras de apoyo de VIIO, imprimiéndole la luz cálida y un aire intimista.

Las paredes y cielo rasos están recubiertos por salpicret blanco otorgándole un toque vintage descontextualizado.

El eje central es una gran isla donde está sectorizado el área de trabajo con muebles de Jhonson Acero y el comedor. El quiebre y desnivel de la mesada plantea las dos área o funciones que subdividen e integran al mismo tiempo el espacio con una gran mesada. Las sillas acompañan en perfecta armonía el clima del mismo. Sobre la mesada hay 3 lámparas de María Garzón Maceda en chapa pintada a horno, blancas. El espacio en sus extremos tiene en uno la contundencia y el dramatismo del adobe y en el otro punto opuesto sobre una boisserie de bizcocho de terracota una instalación de vasijas de barro de la artista plástica Desiree De Ridder de donde salen de manera escultórica una gran variedad de cactus.

De manera espontánea y dándole un entorno a la cocina, se la complementa con tres alacenas bajo el concepto de caja de vidrio blanco en las paredes interiores y en los estantes, siendo su estructura de madera de álamo.

En el espacio contiguo se definen el living y dormitorio separados por un Sandwich de vidrio transparente, adobe y vidrio blanco. La biblioteca y cabezal de cama es de vidrio blanco VIIO.

Fuente: Julio Oropel – juliooropel.com
Imágenes cortesía de: Adela Aldama.

Espacio Cocina – “Lo de Jimena”

El disparador para el Estudio Gibrat fue pensar el lugar como la cocina particular de un chef y se inspiraron en Jimena Monteverde. De ahí, el nombre del stand.

La idea principal fue crear una cocina boutique; un espacio donde el cocinar vaya de la mano con la elegancia. Su intención era lograr un ambiente que no desentonara con lo que podría ser el resto de la casa o departamento. Habituadas a que la cocina sea generalmente un rincón alejado y frío, Caia y Carolina Gibrat decidieron armar un espacio elegante y cálido para la cocina.

El ambiente recibe con una inmensa isla central donde se ubica de un lado el sector para cocinar y del otro, la barra para comer. De espaldas a la isla se encuentra un importante mueble de guardado. Contra la pared del fondo se impone una gigantografía en blanco y negro y destellos de color con una imagen del Jardín Botánico de Palermo. En la otra pared, un gran cuadro de un comic antiguo que le da un estallido de color al lugar. Contra el fondo hicieron una nueva versión de lo que sería un “comedor diario” con los sillones de rattan y mesas de bronce y espejo.

Blanco, negro y dorado son los colores protagonistas. Recurrieron al blanco para los pisos, para las paredes y techo; e incluso para la isla, bajo-mesada; mueble guardado y bibliotecas que cuentan con herrajes de alta calidad y última tecnología.

El negro está presente en las aberturas: en los óvalos suspendidos del techo donde embutieron los artefactos de iluminación, en el detalle que hace de alfombra modelo “V”, también en las lámparas de hierro “Magnolia”, en el anafe eléctrico, hornos y electrodomésticos, y en la mesada, bacha y nicho del mueble central donde se utilizó el producto “Kelya” de Delton. Por último, en color dorado se hicieron los marcos de espejos redondos, los sillones y mesas que forman parte del comedor diario, la mesa redonda con lámpara adherida, el revistero de pared y otros objetos.

Fuente: Estudio Gibrat – www.estudiogibrat.com
Imágenes cortesía de: Eugenia Daneri – www.eugeniadaneri.com

Cocina Tecno – Naturalista II

La cocina fabricada y desarrollada por Johnson se ha ido convirtiendo en una pieza del hogar. Tecnológicamente   compleja pero, a la vez, elemental y placentera en su uso.

En este espacio realizado por la arquitecta Ángela Campi, se proyecta una  máquina tecnológica para cocinar. En las cocinas actuales  podemos encontrar heladeras conectadas a Internet, hornos eléctricos y  anafes  con programación remota, iluminación con leds dimerizables y materiales convenientes y de mantenimiento casi nulo, haciendo que en la cocina, finalmente podamos concentrarnos en los sabores, los aromas, la preparación manual y la selección de los ingredientes naturales, las especias, etc.

¿Qué clase de cocina es esta? Es una cocina híbrida, tecno – naturalista. Una cocina en la que conviven los materiales más contemporáneos  en su construcción con los recipientes de especias en los que se encuentran los más variados ingredientes naturales en el clima necesario como para que cocinar  sea una actividad placentera apoyada en la tecnología más actual.

En el espacio propuesto este carácter híbrido no está solamente en los materiales usados para la construcción de la cocina,  una delgada pero resistente lámina de Caesarstone  Piatra  grey o en el uso del vidrio Viio Coverglass mist gris como revestimiento de los muebles, sino en el acompañamiento de un piso de madera de terminación rústica que luego se levanta en los muros.

Fuente: Ángela Campi – www.angelicacampi.com
Imágenes cortesía de: Adela Aldama.

Comedor Diario

La propuesta de María Anzoátegui y Cecilia Bravo para la ambientación de este espacio fue crear un clima alegre, con colores vivos y naturales, pensando en el lugar donde se reúne la familia diariamente.

Inspiradas en el espíritu del Bicentenario de la Independencia de nuestra Patria, encontraron oportuno hacer convivir elementos de la naturaleza de nuestro país con talentosos y destacados diseñadores y artesanos.

La mesa íntegramente de madera de algarrobo negro, rescatada de árboles caídos del monte santiagueño, es un objeto en sí mismo como si se tratara de una escultura.

La paleta de colores elegida es muy vibrante, aporta  luz y vida al espacio a pesar de no tener ventanas abiertas al cielo.

La pared hecha en tacos de madera no es un elemento casual, que  junto a las luminarias colgantes de madera, se unen de manera perfecta dando sentido a la vegetación del papel.

El cielorraso revestido en rafia color bronce ayuda a generar un clima de mayor intimidad, elegante y acogedor. Las texturas utilizadas logran un rico lenguaje entre ellas. Tanto la madera, como la rafia y el papel sumado al resto de los elementos que integran el espacio, refuerzan el concepto de naturaleza que se quiso trasmitir.

La elección del piso damero blanco y negro tiene por objeto realzar la elegancia del ambiente sin dejar de ser un comedor diario. Este patrón siempre será un clásico y en este caso acompaña el espíritu colonial de la casa con sus pisos cuadriculados en halles y balcones.

Una de las características de este espacio es la fuerte presencia del arte como estilo de vida. El cuadro de Gachi Hasper es una explosión de color en el ambiente, aportando un aire fresco y divertido al espacio. Las obras de Leon Ferrari, asimismo, confieren un halo de misterio y profundidad. El cactus blanco juega un papel muy lúdico que junto con las sillas de color rojo y las obras de arte terminan de darle carácter a esta ambientación.

Fuente: Anzoátegui – Bravo – www.anzoateguibravo.com.ar
Imágenes cortesía de: Celeste Najt – www.celestenajt.com

Estar

El espacio de Viviana Melamed proyecta un pequeño estar lleno de detalles contemporáneos y sofisticados. Plantea un uso de rincones, sector principal de estar relajado + dos rincones acentuados y reconvertidos, uno con un desarrollo de escritorio y otro de exhibición de arte. Da lugar a la exploración de materiales, texturas, morfologías, colores, sensaciones, aperturas, filtros, iluminación, usos, rincones, plegados, transiluminados.

Melamina, mármoles, maderas, pinturas, fieltro, terciopelo, cuero, se relacionan para la composición de este espacio. El piso es de mármol Paonazzo de Calello, mientras que respecto a las paredes, la pared de remate y el cielorraso lo propone en color intenso, las otras dos laterales las trabaja texturadas tipo rafia componiéndola con tres colores de pintura Alba.

La biblioteca ocupa enteramente la pared principal , resuelta en melamina teca limo de Masisa. En la biblioteca ensayó nuevas morfologías, como paneles trabajados en zigzag corpóreo, iluminados cenitalmente. Tambien jugaron con otras dos situaciones en cuanto a la iluminación: sectores transiluminados con fondos materializados en Lamiled y secuencia de luminarias de apoyo color dorado. En la pared de fondo, se ubicó una cortina motorizada Eclipse Legno Beige.

Completan la propuesta una apuesta fuerte al arte, con obras de artistas consagrados de galería Palatina y de artistas jóvenes con la curaduría de Leandro Salvatierra. Son parte de la propuesta una selección de objetos de Solsken y George, la apuesta verde de La Floreria, la ambientacion sonora de SRZ – Soledad Rodriguez Subieta y el aroma envolvente seleccionado de Perfumum.

Fuente: Viviana Melamed – www.vivianamelamed.com.ar
Imágenes cortesía de: Abraham Votroba – www.abrahamvotroba.com.ar

Pasillo

“Tejiendo el origen”, nombre del espacio que creó Alejandra Gougy se basa en la fusión entre arte y artesanía, espacios para sanar y construir una estética que refleje el respeto y la valorización de los oficios creativos. Dos universos diferentes se unen y se enriquecen mutuamente, para invitar a los espectadores a la introspección, a la reflexión y a una mirada más activa.

La instalación nos invita a la apreciación de los tiempos de creación y concreción, una fabricación acorde al savoir-faire, al desarrollo sustentable y a la comunicación de valores culturales.

En “Tejiendo el origen” se crea un espacio a partir de fibras vegetales como la caña de bambú, formio, junco, mimbre, cáscara de sauce, paja de seda, algodón e hilos de algodón, rescatando los materiales autóctonos del tigre y los oficios manuales.

Es una instalación tejida a mano con técnicas de cestería, macramé , crochet y telar. Se cubrieron las paredes con una estructura en caña atada con formio, tejida a mano con tejidos de diversos materiales.
La imagen de la Virgen de Guadalupe sobre cerámica, se encuentra como símbolo de la fusión de dos culturas y creencias; la de los indígenas prehispánicos y la de los conquistadores españoles, revalorizando el trabajo de los artesanos y las culturas ancestrales que se trasmiten de generación en generación.

Fuente: Alejandra Gougy – www.cosechavintage.com.ar
Imágenes cortesía de: Mónica Rojas – www.monicarojas.com.ar

Cafetería Wine Bar Trapiche Reserva

Las dimensiones y características del espacio creado por Grace Devecyan permitían generar ámbitos diferenciados.

Así, engarzados en este espíritu sosegado y contenedor tanto como en una sutil paleta de colores crudo, grafito, uva, verde y bronce mate, se suceden distintos recintos que permiten ejercer la libertad de elegir dónde y cómo estar.

En el ingreso recibe una barra resuelta en un Caesarstone que emula mármol, con banquetas altas de madera y el mismo número de lámparas colgantes en níquel oro.

En este sector las paredes se revistieron en paneling de Masisa pintado que remata en una varilla de bronce. En el muro sobre la barra, se situó una instalación orgánica de lianas y peonías. En la pared de enfrente, un patch de espejos con marcos finitos en color bronce mate fragmenta el espacio.

A continuación, el espacio se organiza en torno a una enorme biblioteca en MDF de Masisa poblada de libros que tratan sobre Buenos Aires y pintada, al igual que las paredes, en Escondite Silencioso de ALBA. Sobre la alfombra y bajo una araña de hierro y bronce se articulan dos livings con cómodos sillones tapizados en lino grafito y crudo, dos mesitas con base de madera y tapa en mármol Arabescato xon terminación de apomasado y un par de banquitos tipo prismas en mármol.

En un sector que evoca el clima fresco y reconfortante de un jardín de invierno, tres mesas altas de chapa negra con sus respectivas banquetas e iluminadas por lámparas Grisín en bronce mate, invitan a un almuerzo descontracturado ante la vista de un patio donde se impone la presencia de un macetero de gran formato con vegetación selvática.

Espejos con perfilería color negro desde afuera y con marco de bronce mate desde dentro multiplican la vegetación. Aquí el piso de cemento alisado de Topcret color perla presente en todo el salón, cede terreno a un diseño en base a placas de Dekton en tonos de negro, gris y crudo, dispuestas a la manera de un tartan o escocés.

El espacio principal, por su parte, se organiza a partir de una gran mesa comunitaria –base de hierro, tapa de Caesarstone– y unos bancos en L de pared a pared, cuyas líneas aportan un toque europeo y sofisticado; una serie de mesas individuales de altura clásica de bar en chapa negra, banquitos en terciopelo y cuero y sillones en L en madera con reminiscencias escandinavas, completan las opciones de asiento.

Fuente: Grace Devecyan – www.gracedevecyan.com
I
mágenes cortesía de: Pompi Gutnisky – www.flickr.com/photos/pompigutnisky

La Barra

La Barra se presenta como un punto de encuentro social, flexible, ideal para compartir. Atraviesa el espacio de punta a punta. Contundente y protagonista indiscutida, tanto por su morfología, por su tamaño exagerado, como por su material Vanilla Noir de Caesarstone. La barra se desplaza a través del espacio longitudinalmente, tiene un comienzo pero se desarrolla casi sin límites.

Manteniendo la arquitectura original, el espacio se diseña a través de un cielorraso suspendido, que por su trama de líneas oblicuas y contundentes, marca direcciones y zonifica. De este modo se complementa con una cáscara a modo de revestimiento sobre muros en forma de espinado.

Las formas ortogonales predominantes se ablandan con objetos que adoptan otras geometrías como en las mesas y artefactos de iluminación.

Predomina una paleta neutra y oscura en tonos grises. Aparecen datos de color en el equipamiento. Se destaca la estampa de autor en géneros de naturaleza literal (sublimado digital sobre género).

El verde aparece otorgando un clima natural y de calidez, las plantas comienzan en el patio descubierto y se vinculan con el interior en el cielorraso en unas gargantas especialmente diseñadas para recibirlas.

El cielorraso suspendido fue realizado con placas de yeso Knauff. El solado interior cuenta con un entablonado de madera en un lustre color gris exclusivo combinado con una superficie en piedra Simphony Grey de Caesarstone. El solado exterior fue realizado en granito negro Brasil con tratamiento Brush de Calello.

En los muros se destaca el revestimiento en mármol Rosso Luana de Calello combinado con vidrio gris de la firma VIIO. Las banquetas fueron diseñadas con una base de hierro color gris y un asiento en piedra Simphony Grey de Caesarstone. El equipamiento, de líneas contemporáneas, fue pensado con los materiales utilizados en el espacio. Aparecen las piedras de Caesarsone en mesas y equipamiento diseñado para La Barra por Modo Casa.

Fuente: Estudio Mundo Casa – www.estudiomodocasa.com.ar
Imágenes cortesía de: Estudio Mundo Casa – www.estudiomodocasa.com.ar

Premios

En la edición de Casa FOA de este año, se hizo entrega de premios a los respectivos ganadores de las categorías de arquitectura y paisajismo. El jurado que evaluó “Arquitectura” estuvo integrado por Roberto Caparra, Paula de Elía, Edgardo Minond y Martín Zanotti; mientras que en “Paisajismo” lo integraron Ana Bajcura, Clara Billoch y Cristina Le Mehaute.

El primer premio en Arquitectura y Diseño de Interiores fue para el Departamento 2 by ViiO, de Julio Oropel y José Luis Zacarías Otiñano. El segundo lugar dentro de esta categoría fue para Grace Devecyan, por el trabajo realizado en la Cafetería Wine Bar Trapiche Reserva.

En la categoría de paisajismo, el primer premio fue para el espacio diseñado por Julia Daruich Bouvier y Josefina Parera, en la entrada de la sede de Palermo. Así mismo, el segundo lugar fue para Mercedes Malbrán de Campos por la Expansión de la Cafetería, el patio Aire y Luz.

Otras Notas

Mirá la revista