El lugar que estamos a punto de descubrir alberga una biodiversidad tan importante que los descubrimientos científicos y los proyectos de conservación le dan allí la mano a la experiencia turística. Sin ir más lejos, una nueva especie de rana que vive en los bosques del Corredor de Conservación Chocó-ecuatoriano, los mismos que cobijan el Mashpi Lodge, fue bautizada Hyloscirtus Mashpi. El dato no es decorativo: esta reserva privada, ubicada a tres horas de Quito, está inserta en las 1300 hectáreas del bosque tropical protegido. El Chocó-ecuatoriano comienza al sur de Panamá, cubre la cordillera colombiana y los bosques húmedos de Esmeraldas en Ecuador y los bosques secos de la provincia ecuatoriana de Manabí.

De construcción sustentable y decoración minimalista, el Mashpi Lodge mezcla naturaleza y lujo. Sus 22 habitaciones incluyen tres suites “Yaku”, de 39 m2 cada una, y 19 habitaciones “Wayra”, de 34 m2 con camas King size, amenities de lujo y, gracias a sus enormes superficies vidriadas, vistas inmejorables a la exuberante vegetación circundante.

Ecoturismo de lujo en el bosque

“Los viajeros que pasan por la experiencia Mashpi se vuelven verdaderos embajadores de la conservación de la naturaleza. Pero el objetivo también es demostrar que se puede llevar a cabo un proyecto económico viable y a la vez ser respetuoso de nuestro medio”, indica ROQUE SEVILLA, accionista mayoritario del lodge y mentor de los proyectos de investigación y ecoturismo en Mashpi.

Para minimizar su impacto en el bosque, el lugar se construyó utilizando paneles de acero pre-ensamblados en Quito que fueron luego transportados a la reserva. A su vez, el lodge utiliza luces LED para reducir el consumo de energía y luces amarillas para no atraer insectos en la noche. El hotel trata asimismo sus aguas de desecho biológicamente, reutilizando los desechos orgánicos y reciclando los desechos sólidos. Será por eso que además de premios como los que le otorgaron la Condé Nast Traveller Magazine y Travel & Leisure en 2013, el Mashpi Lodge se convirtió este año en uno de los National Geographic Unique Lodges of the World.

Guiados por expertos

La experiencia que brinda el hotel no es sólo contemplativa. El staff del lodge se compone de naturalistas y biólogos que guían a los turistas en caminatas diurnas y nocturnas, así como en las jornadas de observación de aves y vida silvestre. Los amantes de la naturaleza están allí en su salsa: los bosques del Chocó albergan miles de plantas y animales que aún no han sido descritos por los científicos. En Ecuador vive más de la mitad de las aves de Sudamérica: un cuarto de esas especies pueden ser observadas en la Reserva de Mashpi.
La oferta del lodge se completa con una exclusiva gastronomía que conjuga ingredientes y sabores locales, un spa, una terraza panorámica y un salón de lectura con una extensa colección de libros. En ese mismo salón, los turistas escuchan las charlas de los naturalistas y luego apresuran el paso para descubrir con ellos los secretos del bosque.

Imágenes cortesía de Mashpi Lodge www.mashpilodge.com

FICHA TÉCNICA
Proyecto: Mashpi Lodge
Estudio:
Ubicación: Mashpi (Ecuador)
Superficie:
Año: 2014

Otras Notas

Mirá la revista