13 de abril de 2017

La historia de “The Big Bend” sigue una tendencia reciente que ha aparecido en Nueva York: la aparición de una miríada de rascacielos altos y delgados residenciales. A medida que la historia se desarrolla, el lector se presenta con un pensamiento provocativo. Es desafiado a pensar en una versión alternativa de la ciudad que parece ser siempre creciente, pero sólo en altura: “¿Pero qué si sustituimos la altura con la longitud? ¿Y si nuestros edificios fueran largos en lugar de altos?”

57 Street Billionaire’s Row

Después de la aparición de One57, que se completó en 2014, todo cambió para 57th Street. En el primer trimestre de 2016 hubo un aumento de 625% en su promedio de ventas. La aparición repentina de One57 y el conjunto de rascacielos altos y delgados que fueron construidos más tarde funcionó como una llamada a los inversionistas ricos alrededor del mundo que estaban planeando comprar un departamento en Nueva York.

Aparte de su ubicación excepcional, el éxito del corredor de la calle 57 tiene principalmente que ver con la proporción de área de piso (FAR), la fórmula que equivale a la superficie máxima desarrollable permitido en una propiedad. Según un informe realizado por estudiantes de la Universidad de Columbia en 2010, las calles de los alrededores tenían diferentes combinaciones de 8, 10, 12 y 15 FAR, pero la calle 57 fue La única calle con todas las 15 FAR y un marcado contraste con las calles 58 y 59 que tienen en su mayoría sólo 10 FAR.

The big bend

Hay una obsesión innegable que reside en Manhattan. Es innegable porque está hecho para ser visto. Hay muchas maneras diferentes que pueden hacer que un edificio se destaque, pero para ello el edificio tiene que literalmente destacar.

Oiio se ha familiarizado con las medidas de altura de edificios. y se sorprendieron al descubrir que parece que la altura de una propiedad funciona como una licencia para que sea costosa.

Las leyes de zonificación de la ciudad de Nueva York han creado un peculiar conjunto de trucos a través de los cuales los desarrolladores tratan de maximizar la altura de su propiedad con el fin de infundirlo con el prestigio de una estructura de gran altura. Pero ¿qué pasa si sustituimos la altura por la longitud? ¿Y si los edificios fueran largos en lugar de altos?

Si Oiio lograba doblar la estructura en vez de doblar las reglas de zonificación de Nueva York, sería capaz de crear uno de los edificios más prestigiosos de Manhattan. El edificio más largo del mundo. El Big Bend puede convertirse en una modesta solución arquitectónica a las limitaciones de altura de Manhattan.

Ascensor

Lo que antes se consideraba el mayor desafío de la historia del ascensor, se está convirtiendo finalmente en realidad: el ascensor que puede circular en curvas, horizontalmente y en bucles continuos. El innovador sistema de cambio de vías permite la conexión horizontal de dos ejes en la parte superior e inferior para crear un bucle continuo.

Fuente: Oiio architecture studio – www.oiiostudio.com
Imágenes cortesía de:  Ioannis Oikonomou – Oiio architecture studio

 

Otras Notas

Mirá la revista