MARIANA SABEH y MARÍA ELVIRA FORENZA hacen del arte una causa colectiva: lejos de reducirlo al ojo del especialista, la curaduría para pocos o los significados encriptados, invitan a la convivencia diaria con obras de distintos artistas, formatos y motivos. “Cuando alguien vive la inquietud de armar su rincón personal en el mundo o crear un entorno familiar especial, nada mejor que buscar al arte como aliado”, afirman convencidas.

Por dónde empezar

Ambas licenciadas en arte con más de dos décadas de experiencia como galeristas, entienden en profundidad las preocupaciones o inquietudes de quienes buscan dar el salto para llenar su casa de obras que cuenten una historia. “Surgen las preguntas de cómo ubicarlas en el espacio, cuál sería la altura ideal para que se vean mejor, si es posible ponerlas junto a otras piezas que ya se tienen, qué proporción se debe establecer con la pared o lugar contenedor, cómo funcionará con los colores del entorno y también si se apoyará sobre una superficie con textura o fragmentada por la aproximación de muebles”, enumeran. El montaje, ese largo y complejo proceso que resuelve estas dudas, es entendido por ellas como una obra en sí misma, ya que da unidad, sentido, coherencia y valor al planteo estético.

En el evento de apertura de su nuevo taller en Yerba Buena, MARIANA y MARÍA ELVIRA ofrecieron algunas ideas para crear un espacio de arte en una casa o lugar de trabajo: “Mostrar grupos de obras realizadas con técnicas variadas y varillas de distintas terminaciones, marcos pensados con total autonomía y no de un lugar concreto ya que el día de mañana puede variar su ubicación”. Si bien sostienen que existen criterios vinculados a la altura, la distancia y la vista, no creen que haya que ceñirse a ellos de manera absoluta: en su caso, al plantear un montaje priorizan una composición armónica, relajada y, en cierta medida, osada.

Palabra de expertas

Las licenciadas tienen una serie de tips que pueden aplicarse en todo tipo de espacios. Cuando el conjunto de obras sea variado y se busque destacar una en particular, sugieren ubicarla en un lugar protagónico, proponiéndola como hilo conductor del esquema compositivo. Invitan a perder el miedo ante lo asimétrico y combinar sin prejuicios. Recomiendan tener en cuenta la lectura de las obras: no todas se dejan percibir de lejos ni todas son para mirar de cerca. Una vez que está elegido el conjunto de obras, es necesario seleccionar el modo de colgado: con clavos, tacos Fisher o cuelga fácil dependiendo del peso a soportar. Y antes de colgar, es imprescindible definir la distancia entre cuadros (lo que se llama “calle”) para poder generar un equilibrio visual que ordene al conjunto. “Cuando los cuadros son chicos, pueden ir apoyados en estantes o bibliotecas y cuando son grandes, directamente sobre el piso”, sugieren.

MARIANA y MARÍA ELVIRA comulgan con la posición estética de la arquitecta TERESA SAPEY: buscar la imperfección agradable. ¿La fórmula para llegar a ella? Entender el espacio en el que esas obras van a estar.

Ph. Paula Carlino – Fb. Eltaller.Arteyoficio

FICHA TÉCNICA
Galería: El Taller
Ubicación: Tucumán (Argentina)
Año: 2015

Otras Notas

Mirá la revista